Red Internacional de Escritores por la Tierra, un proyecto sin fronteras

presentacion.jpg

Esta noche, en el silencio de mi despacho frente a la pantalla del ordenador, he sentido una grata sensación de paz y un cierto orgullo por lo conseguido.  Nuestro proyecto crece con fuerza, abriendo fronteras a través de la red de redes.  Seguimos recibiendo llamadas de un buen número de amigos de toda América y, también de España, que quieren sumarse a nuestro proyecto de Escritores por la Tierra.

Como bien dijo mi buen amigo Luismi (Luis Miguel Domínguez), este proyecto no es elitista ni exclusivista. Que nadie piense que por no ser un escritor famoso o un reconocido científico no puede pensar como nosotros, unirse a la idea que abraza la Red de Escritores por la Tierra: salvar la madre tierra del desastre, dejar un mundo mejor a nuestros hijos y nietos.

Desde mi bitácora quiero dar las gracias a todos aquellos que han hecho posible que las presentaciones de la Red en Barcelona y Madrid hayan sido un rotundo éxito. Gracias a Ricardo Aguilar, y a todo el equipo de Oceana, por abrirnos las puertas de su casa y acogernos  tan amablemente. Gracias a Pilar Andrés, Mercè Rovira, Luis Miguel Domínguez, Joaquín Araujo, María Novo, Arturo Larena, a los patronos de Mare Terra, Fundació Mediterrània, por supuesto al equipo de Mediterrània  y a Juan Carlos Ruiz… y a todos los miembros de la Red que no han podido acompañarnos pero que han estado allí de corazón.

Una sintonía resuena estos días en mi pensamiento, más que nunca creo en este proyecto, no somos un grupo de locos soñadores, somos muchos y cada vez seremos más. El amor mueve fronteras y esa es nuestra arma más poderosa, el amor por la naturaleza y la vida. Seguiremos sumando apoyos, recorriendo la geografía par dar a conocer nuestro proyecto.

Dentro de un mes, la Red Internacional de Escritores por la Tierra celebrará unas jornadas de trabajo en la ciudad de Santa Tecla, en El Salvador. Al otro lado del océano, nuevamente abrazaremos ideas de justicia y sostenibilidad. Estas jornadas estarán dedicadas a dos ideas básicas: mujer y agua, fuente de vida para la naturaleza y el hombre.

La semilla que plantamos hace un año en la ciudad de Granada, Nicaragua, con el Primer Encuentro de Escritores por la Tierra, es ya hoy un pequeño árbol que sigue echando raíces y creciendo en altura y envergadura. Muy pronto dará sus primeros frutos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s