Manchas de crudo, manchas sociales

Os prometí que intentaría escribir más a menudo en mi blog y en ello estoy. Esta vez quiero hablar del compromiso que me supone, como máximo representante de la coordinadora de entidades del Camp de Tarragona que abanica a más de una treintena de asociaciones, medir las palabras que hago publicas a los medios y ser muy cauto en el momento de hacer declaraciones para que en ningún caso sean alteradas ni mal interpretadas.

En este espacio, mi blog personal, tengo más libertad para expresar aquello que me ocurre. Hoy tengo en mente la mancha de crudo que apareció este sábado en las costas de Tarragona y que supone una nueva agresión a uno de nuestros tesoros naturales más preciados, el mar.

A veces, a los dirigentes de los grupos ecologistas nos asalta un sentimiento de impotencia que, en algunas ocasiones, se transforma en rabia y tristeza. Lo notamos cada vez que denunciamos evidencias y estas acaban, fruto de una mala instrumentación de las administraciones, en nada.

El caso es que, ahora Repsol pero en otras ocasiones han sido otras empresas, hay multinacionales que deberían ser la primeras en la lucha por la conservación de nuestros océanos y mares y acaban siendo las que cada año nos regalan un vertido ya sea al Francolí, a nuestras costas más cercanas o en otros puntos del planeta. Lo que más me molesta es el mal funcionamiento de todo el aparato judicial y administrativo cuando hay que analizar estos casos. Las que provocan el vertido en el mar se van de rositas, con sanciones económicas irrisorias que acaban siendo un insulto a nuestra inteligencia.

Cuando un juez archiva un caso relacionado con un presunto delito ecológico, da carpetazo al trabajo de decenas de personas. Para lograr que una denuncia pase a la vía penal se han hecho muchos esfuerzos recogiendo toda la información, análisis y documentación imprescindibles. Esta labor la realizan trabajadores y voluntarios de las organizaciones ecologistas pero también hay que destacar la que corre a cargo de los funcionarios de las administraciones.

A todo esto debemos sumarle el papel que ejercen algunos medios de comunicación que están totalmente mediatizados y no aportan a la luz pública la información veraz. Ocultan datos y en otras ocasiones también su identidad para desacreditar a los ecologistas en sus propios foros de debate. Es así. Estos medios, y también algunas fuerza políticas, no publican la verdad o no dejan que se publique pero si se permiten el lujo de menospreciarte a través de sus propios puntos de debate alimentados por ellos mismos con nombres falsos.

Mis amigos y mi familia me dicen que debo acostumbrarme a todo esto, que no debo permitir que afecte. Y me afecta. Pero me afecta no porque sea una debilidad, me afecta porque para mí sentirme criticado sin fundamento es una falta de respeto y el mal que me causa es un valor que además no quiero perder. A los políticos no les importa lo que les digan pero aun quedamos algunos que si nos sentimos molestos cuando se hace una injusticia contra nuestra labor y esfuerzo honesto.  Acompaño este escrito de una imagen que ya es el colmo de la incoherencia periodística. Son las portadas de este lunes del Diari de Tarragona y El Punt. Leed la noticia de la mancha de crudo y analizad vosotros mismos el mensaje que publican. A veces la realidad es tan pura como alucinante, ¿Dónde hemos llegado?

Cierro aquí este tema. Este fin de semana y este lunes he estado conversando con amigos míos de Honduras. Ya sabéis, ha habido un golpe de estado. Los próximos días os hablare de ello.

prensa

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s