Por más que ando, todavía me sorprendo

pajaroComo os comenté en el ultimo post, quería hablar de mi reciente presencia en Córdoba donde denuncié algo que nos temíamos hace mucho tiempo en Mediterrània, la existencia de unas graves contaminaciones a la atmosfera protagonizadas por diversas empresas. Los que me conocéis ya sabéis que mis ideologías son de izquierda y progresistas. Quizás por eso debo decir lo que voy a decir.

Parece mentira que en estos tiempos en los que nuestro país intenta dar ejemplo a otros estados en aquello relacionado al progreso, y sobre todo a nivel tecnológico donde somos pioneros, tengamos gobiernos de izquierdas que se autoproclaman como progresistas pero que permiten contaminaciones nocivas para la población sin nada, sin atajar el problema.   

Con los años que llevo implicado en temas medioambientales y sabiendo que la Junta de Andalucía siempre ha estado en manos del PSOE andaluz y que el gobierno del Ayuntamiento de Córdoba lo comparten socialistas y comunistas, más me sorprendo.

Allí donde más hay que incidir es donde menos se mira, donde más se hace la vista gorda. Si por ellos fuese la situación seria escandalosa pero por suerte estamos aquí otros que luchamos por nuestra sociedad y pensamos, practicándolo y ejerciendo,  en un mundo más limpio y con menos contaminadores.

Cuando me enteré que una de las principales aficiones de un conocido fotógrafo local cordobés era capturar las imágenes de los pájaros que habían caído fulminados a su paso por el Parque del Joyero, se me congelo el alma. Y más tarde, cuando supe que los guardias de seguridad de este parque bromeaban con las neblinas que aparecían de noche en el parque y hacían sus rondas a pie con una mascarilla nasal para evitar los malos olores de la zona, se me cayó el mundo encima y me irrité como pocas veces me he irritado.

Me pregunto desde cuando hace que los pájaros caen fulminados, desde cuando tienen que patrullar los guardias con la mascarilla, desde cuando dura esta vergüenza generada por el abuso de tres empresas y la pasividad de las administraciones.

Los cuerpos de las personas no se acostumbran a las partículas contaminantes que se han detectado en cantidades masivas en Córdoba. El cuerpo las acumula pero no las expulsa, las va almacenando y con el tiempo llegan los problemas de salud. Por eso hay que pedir, exigir mejor dicho, la realización del estudio epidemiológico que hemos pedido a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento. Y de paso, como hemos exigido estos últimos días, también hay que pedir que dimita o que hagan dimitir al delegado de Medio Ambiente de la Junta y a todos aquellos que tengan algo que ver con lo que ha sucedido hasta ahora y que se resume en tres palabras: contaminar, desinformar y hacer la vista gorda.

Este post no es una denuncia medioambiental más. Este escrito es en nombre de los más de 20.000 cordobeses afectados por la incompetencia de los gobiernos de izquierdas y por la mala fe de unos empresarios que quieren ganar dinero a costa de la salud de los demás. A estas alturas hay que pensar, más que nunca, que el medio ambiente no entiende de ideologías ni de partidos. El medio ambiente entiende únicamente de la capacidad de mejorar nuestro entorno con la lucha personal, en grupo, con la tolerancia y la comprensión hacia los otros.                                                                                                                                  

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s