De Santa Tecla a Sevilla pasando por Madrid

Después de más de dos semanas de trabajo intenso en Santa Tecla, El Salvador, hace pocos días que he regresado tras haber participado muy activamente en el homenaje al poeta Roque Dalton, asesinado hace 35 años, acto organizado por la Red Internacional de Escritores por la Tierra que tengo el honor de presidir.

De vuelta a España tuve que hacer un alto en el camino antes de llegar a Tarragona. En Madrid me esperaba una grata sorpresa. Hablo de la entrega de los premios anuales de Cambio16, una de las principales revistas de información de nuestro país además de las más antiguas. La entrega de los galardones es un clásico reconocido en todo el mundo y para mí fue un  autentico placer estar presente en este acto.

Pero mi sorpresa fue aún mayor cuando me enteré que se concedía la mención especial en reconocimiento a mi trayectoria como luchador por el medio ambiente, la cooperación y, en resumen, por conseguir un planeta más limpio, un mundo mejor.  Aproveché la entrega para dirigir unas palabras al público asistente, formado por una amplia representación política, social y deportiva del estado español.  Quiero compartir esas palabras que dije en Madrid con todos vosotros y es pero que os gusten. Este fue mi discurso.

Nuestro mundo está cambiando pero nosotros no lo acompañamos en ese cambio. No lo hacemos porque entre todos somos aun incapaces de llevar a cabo un proceso de construcción social que promueva un equilibrio económico de todos los países, un sistema que iguale la balanza de producción y la del ingreso para evitar lo que ahora tenemos, dos mundos separados, aislados por  el potencial de crecimiento de unos países que contrasta con la rica pobreza de otros. 

Debemos seguir trabajando para conseguir un cambio social real, desde la cooperación y la solidaridad, sin banderas ni colores políticos. Esta es una lucha que no entiende de símbolos porque el único emblema debe ser el mundo. Hay que frenar este ritmo impuesto que devora a los más pobres y aumenta el poder de los más ricos. El cambio es posible si todos creemos en él y trabajamos juntos para hacerlo realidad.

Dejadme acabar teniendo un recuerdo para el compañero de la RIET José Saramago. Nos ha dejado el genio de las palabras, el Nobel rebelde. Antes de ayer, desayunando con el escritor Ernesto Cardenal, le di la triste noticia. Y él solo me respondió: Que pena, era un buen amigo.

Queda claro, amigos y amigas, que por encima de su obra  literaria y sus premios, está la persona y está la amistad. Muchas gracias.

Ahora, de vuelta a Tarragona, pasaré unos días haciendo balance del viaje a El Salvador y de la entrega de premios de Cambio16. Pero no puedo dormirme en los laureles porque este viernes parto de nuevo. Viajaré a Sevilla donde se presentará mi libro de poemas “Pellizcos del Alma”. Será a partir de las ocho y media de la noche en la Carbonería, un local emblemático de esa ciudad llena de colores y alegría, historia y tradiciones, música y cante. Os adjunto el tarjetón de la invitación al acto que organizan conjuntamente la Fundación El Cambio del Cambio, la Asociación de Progresistas de Andalucía y la Red Internacional de Escritores por la Tierra. Espero que os guste y os invito a la presentación a todos aquellos que la tengáis cerca de casa.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s