Les “leyes” de la vida

A la Ministra Sinde le han tumbado su ley con la que pretendía prohibir las descargas de la red y sancionarlas. La guionista de la película “mentiras y gordas” ha visto como sus falacias y engaños, aún más grandes, le volvían en forma de boomerang y sus intentos de alimentar aún más a los que viven de la SGAE fracasaban.

A Paco, el del bar de enfrente de mi oficina, le quieren hacer pagar 50 euros trimestrales por tener televisión. Absurdo y vergonzoso. Cómo cobrar las músicas que se ponen en una boda o los himnos de los clubes deportivos, otra vergüenza que sirve únicamente para dar de comer a unos artistas que creen serlo, y quizás lo fueron, pero que ahora están acabados.

Gracias a la derrota de la ley Sinde podremos seguir descargando películas de la red, escuchando la música que queremos y realizando otras acciones que, en caso que sea necesario pagarlas, las pagaremos siempre y cuando las ganancias vayan destinadas realmente a los artistas y no a los que hacen su hipotética gestión. A mí, personalmente, no me importaría pagar un canon para bajar cine y música siempre y cuando se me garantizara que los de la SGAE no ven ni un céntimo y que el dinero se le entrega al que se lo gana en los escenarios.

Parece que al gobierno Zapatero le ponga eso de imponer y sancionar pero en estos tiempos de ruinas y bofetadas económicas, donde toca ser tolerante, apretar aun mas al personal es provocar las iras y perder apoyos y la confianza de la mayoría.

La crisis se está cebando con las capas sociales que hasta ahora aguantaban el golpe y ya ha hecho mella en los que tenían pocas posibilidades de superar este tsunami de incapacidades. Por eso aun no he encontrado un calificativo apropiado y que no sea insultante ante la propuesta del Partido Popular en el Ayuntamiento de Alicante que pasa por crear una ordenanza contra la mendicidad y la prostitución.

Las intenciones de los populares alicantinos pasan por multar, de 750 a 3.000 euros, a las personas que mendigan por las calles y a las prostitutas que vendan sus cuerpos en la vía pública. Muy mezquino se tiene que ser para pensar que los que piden por las calles lo hacen por placer y deben ser castigados. ¿Dónde hemos llegado?

Se criminaliza a los colectivos vulnerables para ocultar un problema existente y en aumento como la mendicidad. Porque al paso que vamos habrá más gente pidiendo en la calle que políticos aprobando leyes absurdas mientras están bien calentitos en sus despachos de donde saldrán para subirse a su coche oficial y llegar a sus casas de lujo pagadas por todo el pueblo.

Si la vida fuese realmente justa, podríamos hacer real el guión de aquella película donde se cambian los papeles del rico y el pobre y los dos aprenden formas de subsistir y pasar los días que desconocían. Denles un buen sueldo a los mendigos de Alicante y dejemos que los populares de este municipio salgan unos días a la calle a pedir para comer, para subsistir y llegar al final de un día para renacer al siguiente. Porque Dios da pan a quien no tiene dientes. Por eso debemos hacer ver a los insolidarios, que van a golpe de sanción y ley, que hay otro mundo que desconocen donde la ley es vivir ese día y la mayor sanción, la muerte por congelación, hambre o apatía de vivir.

Ministra Sinde y populares de Alicante, hagan ustedes un Carpe Diem y, sobretodo, vivan pero dejen vivir aunque se trate de malvivir, que ya es mucho.  

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s