Los orígenes, la identidad

Grupo de niñas esperando a entrar en el Museo Egípcio de El Cairo

Dice el cantante Raimon que quien pierde los orígenes, pierde identidad. En nuestros días, esta frase esta lamentablemente de moda gracias al presidente egipcio Hosni Moubarak quien, por las ansias de poder y por el poder que da gobernar haciendo reinar el miedo entre el pueblo, se ha establecido, cual faraón reinante hasta el viaje a más allá, creyéndose la salvación de una nación que fue imperio dominante y se ha convertido en la sombra de su pasado.

Los egipcios han tenido la virtud de crear templos, pirámides o palacios para lograr una civilización pionera y conservaron el defecto de no mantener su posición llegando a las cotas actuales en las que lo creado son ruinas en mal estado de conservación y lo aprendido hace miles de años son solo paginas en los libros de historia.

La ciudad de El Cairo, donde estuve por última vez por motivos de trabajo hace un par de meses, es un caos que sus habitantes viven en cierto orden ante la mirada de los visitantes que salvan sus vidas entre el tráfico salvaje, las persecuciones de los mendigos y los abusos de aquellos que se enriquecen con el turismo y no permiten ni regatear porque tienen el monopolio y control de los camellos, las calesas envejecidas o las propinas de los policías que pueden llegar a ser, dependiendo de las libras que les des, tan permisivos como prohibitivos.

El mercado de  Khan El Khalili, laberinto de pequeñas callejuelas infestadas de minúsculos y arrebozados y enmascarados comercios, conserva los aromas y colores que motivan al viajante pero no amaga los síntomas de pobreza que habita en un noventa por ciento de las casas de la capital egipcia. El café Al Fishawi, escondrijo del Nobel de Literatura Naguib Mahfuz y local que presume de no haber cerrado sus puertas en ningún momento ni de dia de noche, desde 1773, ha sido estos días escenario de muchas de las conversaciones del pueblo humilde que se ha amotinado para echar al dictador.

Hartos de la corrupción, para muchos su profesión y modus vivendi, los egipcios que no la ejercen y la sufren han dicho basta. La rebelión de estos días para derrocar al dictador Moubarak era de esperar en una ciudad que habitan 20 millones de personas y donde la contaminación y la pobreza son la tarjeta de visita que se entrega al resto del mundo. El sistema funciona mal desde arriba y ese cáncer llamado corrupción extiende sus tentáculos hasta el último callejón vigilado por los jóvenes agentes de la ley a los que puedes comprar para que te vigilen mejor o puedas acceder a lugares donde hay señales de prohibición.

Tras el fracaso del sistema comunista, los fallos evidentes del capitalismo y las dictaduras pasadas, aun presentes en la mente de muchos, nuestra sociedad aun tiene que afrontar regímenes totalitarios, que son dictaduras camufladas, donde los presidentes nunca electos se consideran monarcas de sus naciones de las cuales no abdicaran puesto que se irán, como en el imperio de los egipcios, cuando la muerte se los lleve al inframundo. El reinado de Moubarak tiembla, se caen sus cimientos, se derrumba ante su mirada que solo refleja odio y rencor ante su propia nación. El Museo Egipcio de El Cairo, rincón del polvo y el abandono al cual asistí perplejo hace poco, es ahora un espacio vacío que el propio pueblo, sometido e inculto, ha desvalijado sin piedad.

Este acto, innato y sin razón para los que nos consideramos más civilizados, es la punta del iceberg, de la pirámide mejor dicho, que no tiene orden ni sentido. Cuando un pueblo arrasa con su historia perdiendo los orígenes, pierde la identidad.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s