A grandes cambios, pequeños pasos pero firmes.

La pobreza ya no está solo en las calles, ya ha entrado en muchos hogares

Estamos sometidos a cambios constantes, a situaciones que nos obligan a reflexionar y que nos trastocan, enriquecen o simplemente nos obligan a avanzar con miedos o firmeza. Desde que inicié mi colaboración en esta revista, cabecera histórica en nuestro país y referente en muchos aspectos, han sido muchos los cambios producidos a mí alrededor más inmediato, a nuestro entorno global.

En tan solo un par de años, tiempo corto para un mundo tan longevo como el nuestro, hemos comprobado los crueles efectos de una crisis que primero se negó y posteriormente ha ido destruyendo nuestro estado del bienestar más básico. He hablado en ocasiones en mis artículos de los efectos negativos de la desaceleración  económica que ha venido ligada por la pérdida de valores esenciales pero que también ha recuperado o potenciado otros aspectos como la solidaridad, la ayuda sin compromiso y la capacidad de comprender situaciones cercanas que antes nos eran ajenas y ahora viven todas las familias.

El paro, la pobreza, la necesidad de subsistir y la de ayudar son hoy en día elementos de convivencia de la gran mayoría que, como siempre, deja fuera del circulo a los más ricos que siguen siéndolo y que no notan, o la notan pero sin afectación, nuestra compañera crisis.

Los altos sueldos que cobran algunos, los que antes nos pasaban desapercibidos, ahora nos parecen insultantes. Situaciones que antes de la crisis permitíamos sin concesiones son ahora elementos de crítica y debate. Hemos estrechado el nivel de confianza, el listón de permisividad que dábamos a acciones de los que si tienen influencia, por cargo o poder económico, y hemos pasado a liderar un lobby de presión particular.

También hemos sido capaces de crear alternativas propias para ayudar a los demás, para unir esfuerzos en pro del conjunto perjudicado por las decisiones gubernamentales. Los Bancos del Tiempo, la plataforma de Indignados del 15M o el crecimiento que está logrando la Coordinadora de Entidades de las Comarcas de Tarragona, plataforma que se formó hace ahora tres años que tengo el honor de presidir, son ejemplos de elementos de participación donde unos trabajan para los otros sin ánimo de lucro y con la percepción que es el mejor sistema de ayuda posible, el más eficaz ante un sistema caduco donde el pueblo ha perdido la confianza en la clase política y en los gobiernos sean del color que sean.

La rebelión de las masas, nuevo concepto ante la cacudidad del sistema.

De ahí mismo se deriva la caída de las autocracias y las dictaduras de los países árabes que este ultimo año se han ido desplomando, siempre con violencia, ante la atenta mirada de una Europa que también se desmorona económicamente. Grecia en la ruina y España e Italia en el punto  de mira de una Alemania fortalecida y una Francia que va aguantando el temporal tras haber aplicado políticos de racionalización con la previsión suficiente.

Oriente cae ante la atenta mirada de una Europa que también se desmorona.

 Como siempre los bancos y las cajas son los supervivientes de unos tiempos difíciles, y con un horizonte negro aún a medio plazo, que han reubicado a las sociedades, formas de vida y subsistencia a las cotas más bajas del progreso. Creceremos si cambiamos de mentalidad, saldremos de este caos si aceptamos la realidad actual, levantaremos el vuelo únicamente con la capacidad de inventar, cada mañana al levantarnos, una nueva vida que se reinventará al dia siguiente. A grandes cambios, pequeños pasos pero firmes.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s