Rio+20: ¿espacio de oportunidades?

Hay que plantearse a fondo los objetivos y utilidades de la Cúpula de los Pueblos, la Rio+20, que se celebrará en esta ciudad brasileña entre hoy miércoles y hasta el viernes. Se trata de un nuevo intento para conseguir cambios a favor de un mundo más sostenible y apostando precisamente por el desarrollo sustentable. Llega veinte años después de la celebración de la cumbre histórica de Rio del 92 y diez años después de la de Johannesburgo de 2002.

En esta ocasión los objetivos son arriesgados si quiere cumplirse parte de ellos y más teniendo en cuenta que los marcados anteriormente quedaron en simples buenos propósitos. Se intentará que los gobiernos, la sociedad civil y la propia sociedad en general sienten las bases de un mundo de prosperidad, paz y sustentabilidad.

El orden del día son tres temas importantes: conseguir que los gobiernos apuesten por el desarrollo sustentable, conocer los desafíos de la sociedad con sus demandas y crear un marco institucional para el desarrollo sustentable. La situación actual ha cambiado respecto a cumbres anteriores y especialmente con los movimientos sociales que han sacado a las calles, para reivindicar, a los ciudadanos.

Rio+20 puede traducirse en un momento de oportunidades si se marcan los objetivos y se cumplen pero también puede convertirse en una arma de doble filo si la cumbre sigue siendo una excusa, una cortina de humo, un encuentro que tenía que hacerse pero que después no aporta nada.

Es ahora, cuando la sociedad está más involucrada, unida y dispuesta a exigir a sus gobiernos los cambios que consideran necesarios, el momento de lograr los objetivos. Los procesos de negociación estancados hasta ahora deben desbloquearse. La creación de una comunidad mundial que presione para que los estados superen sus diferencias y se unan para mejor este planeta y marquen objetivos traducidos en realidades es vital.

En todo el debate que genera esta cumbre de Rio creo que debemos centrarnos en algo muy especial para evitar un discurso demagogo y tener claros los conceptos. Hablo de la, cada vez más conocida, economía verde. Es urgente saber cómo se aplica esta estrategia que se pretende para lograr que se no se generen desequilibrios ni desigualdades y, especialmente, para evitar que el proceso beneficie a cuatro multinacionales en detrimento de la mayoría. El interés en la naturaleza, la justicia y el tiempo deben existir, y son elementos claves de la economía verde, pero debe aplicarse desde los mismos valores que se reclaman: de manera justa, en pro de la naturaleza y con un plan de ejecución ajustado a medida para todos los agentes implicados.

La demanda que hacemos desde Mare Terra Fundación Mediterrània es sencilla y nada quimérica en ningún momento. Quizás se creyó que las cumbres no sirven para demasiado porqué se huyó del sentido inicial en la de hace dos décadas. Pero el tiempo pasa veloz y hay que reaccionar para demostrar que eventos como el que empieza mañana si pueden tener, y deben, su finalidad y compromisos. Hagámoslo posible por nuestros hijos como padres que somos, por la tierra como ciudadanos que la habitan.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s