El mar: contenidos y continentes

Han pasado los años pero no han quedado atrás los daños. Hace hoy una década, el 19 de noviembre de 2002, el petrolero monocasco Prestige se hundía en aguas españolas, en las costas gallegas, causando uno de los mayores desastres ecológicos de la historia de nuestro país. El continente (el Prestige) desapareció a 3.800 metros de profundidad pero su contenido (el fuel que transportaba) llegó a tierra y produjo una contaminación que aun hoy recordamos con dolor y que provocó el famoso chapapote y el lema de “Nunca Mais”.

Estos días se cumple ese fatídico décimo aniversario con la celebración de juicio que sienta en el banquillo de los acusados, aunque con penas muy bajas si se tiene en cuenta el desastre, al capitán del barco, a su jefe de maquinas y a quien entonces era director general de la Marina Mercante.  Diez años después, gran parte de las costas afectadas no se han recuperado y las flora y fauna destrozada por el vertido sufre aun las consecuencias con una repoblación lenta.

Como siempre pasa en este país, tras la tragedia se buscaron soluciones para que no se repitiese. Se abrió el debate llegando a la conclusión que no deben circular por nuestros mares y océanos petroleros con monocasco y que era necesario un mayor control de las actividades de estas embarcaciones para evitar más derramos, vertidos y capítulos de contaminación.

Diez años después se ha mejorado en algunos de estos aspectos pero el mar se sigue contaminando sin parar. Mercantes, cargueros y petroleros siguen limpiando sus bodegas en alta mar y los restos de sus limpiezas manchan nuestras costas ante la frecuente pasividad de los órganos de control. En Tarragona tenemos ejemplos claros de estas acciones que queden impunes y que se repiten año tras año cuando las manchas de crudo y los efectos de las limpiezas de las bodegas invaden las playas. Siempre denunciamos los mismos y callan los de siempre.

A la suciedad con la que maltratamos nuestros mares y océanos debemos sumarle otra vejación a la cual les sometemos sin piedad, la sobreexplotación pesquera que está dejándonos sin muchas especies marinas y pone al límite de su extinción a muchas otras. Los barcos de pesca salen a vaciar el contenido (el mar) para llenar su continente (las bodegas) sin más contemplaciones y con el objetivo de ganar dinero.

Las vedas no sirven para nada y cuando se levantan, el ataque a los fondos marinos es aún mayor. Hay hambre de dinero para evitar el hambre física, ganas de comerse el mundo devorando sin concesiones nuestro entorno más inmediato (el contenido) y de paso también el de los demás (el continente).

El mar agoniza lentamente por todas las pequeñas acciones de cada barco, por cada limpieza de los grandes barcos, por los numerosos vertidos de grandes dimensiones que se producen anualmente. No somos conscientes que la naturaleza es sabia y paga con las misma moneda. Ignoramos que al paso que vamos, arrasando las aguas y habiendo cambiando las tierras de cultivo por edificios de cemento, nuestro planeta dirá también pronto ese “Nunca Mais” que se proclamaba hace diez años.

Y cuando el día llegue deberemos saber que nuestra amada tierra (el continente) seguirá su curso mientras los que la habitamos y maltratamos (su contenido) estamos tan solo de paso. Puestos a saber nuestro rol aquí, ¿por qué no somos menos divinos y más humanos, pensando con el corazón y no con la cartera?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s