Ángel Juárez: ‘Desprotegiendo el medio ambiente’

desprotegiendo_medio

Seamos sinceros: cuando Rajoy consiguió la mayoría absoluta en 2011 las personas que nos dedicamos a la protección del medio ambiente nos pusimos a temblar. Y cuando unos días después de su holgada victoria reconoció que iba a sacar las tijeras a pasear, ni el más optimista de los ecologistas pudo evitar llevarse las manos a la cabeza. Tres años después, el tiempo nos ha dado la razón a los agoreros. Incluso nos quedamos cortos. La política de medio ambiente durante esta primera (y esperemos que última) legislatura de Rajoy es la más nefasta de la historia de la democracia.

Esta afirmación no nace de mi postura ideológica. Y tampoco es una percepción personal. Los hechos la avalan. Aquí va una pequeñísima muestra de una lista que podría ser casi tan larga como la de los políticos imputados en nuestro país:

– Eliminar el Ministerio de Medio Ambiente después de 15 años funcionando de manera independiente (por cierto, fue creado por un tal José María Aznar).

– Elegir a un ministro sin bagaje ecológico como es Arias Cañete.

– Reformar la ley que protegía las costas españolas.

– Otorgar el control del impacto ambiental a empresas privadas.

– Renunciar a seguir la hoja de ruta de la UE en la reducción de residuos.

– Aprobar un Real Decreto que recorta retribuciones a las energías renovables.

– Privatizar la energía solar… y así un largo etcétera.

Por si todo esto no fuera suficiente, en las últimas semanas se han gestado dos aberraciones que ponen la puntilla a este cataclismo de padre y muy señor mío. El 12 de noviembre, el Senado aprobó la norma que permite la caza en los Parques Nacionales hasta 2020. Los populares legalizaron así una incongruencia: los propietarios de fincas podrán cazar sin ser perseguidos por la justicia, pese a que según la ley de parques se trata de una actividad ilegal. Así, han eliminado el único refugio en el que los animales podían esconderse para que no los matasen. Todo muy lógico, como pueden ver. Y muy democrático. Y, si me permiten abandonar la ironía por un momento, muy de la ‘casta’. ¿No les recuerda este episodio a la película ‘La escopeta nacional’ del maestro Berlanga? Una vez más, la realidad supera a la ficción…

Por otra parte, la fortísima oposición política y social no ha impedido que José Manuel Soria (el ‘Ministro del Petróleo’) haya permitido a Repsol hacer prospecciones en el subsuelo marino de Canarias para descubrir si allí se esconden hidrocarburos. Veremos cómo evoluciona esta cuestión. Ojalá me equivoque, pero cualquier error podría desencadenar una catástrofe ambiental en la que es una de las grandes reservas naturales que nos quedan en España. Y no olvidemos que las Canarias son uno de los focos turísticos del país, y que una parte importante de la población de las islas viven gracias al turismo. ¿Cómo afectaría a nivel económico una catástrofe ambiental? Es para ponerse a temblar. ¿O ahora también estamos siendo unos agoreros?

A nivel personal, debo admitir que me molestan tanto los hechos como las formas. Y es que el gobierno de Rajoy no ha disimulado en ningún momento que esto del medio ambiente no les importa demasiado. En pleno 2014, cuando USA y China han firmado un acuerdo histórico contra el cambio climático, cuando ha quedado demostrado que las políticas ecológicas no sólo son positivas para proteger nuestra naturaleza, sino que incluso pueden reportar grandes beneficios económicos, cuando todos los partidos, ya sean de izquierdas o derechas (o aquellos que como yo militan en el sentido común) han asumido el ecologismo como una parte importante de su ideario, estos señores y señoras han tenido la desfachatez de gritar que a ellos el medio ambiente ni fu ni fa, que existen cosas más sustanciales de las que preocuparse. Hace unos años, España era un país ejemplar en la lucha contra el cambio climático y en la reducción de emisiones de CO2. Y ahora, según los últimos informes, estamos en la cola de Europa.

Lo único positivo que puedo extraer de todo esto es que la función está llegando a su fin, y que cuando llegue la hora de las promesas, las que haga el PP en materia de medio ambiente no se las creerá nadie. Ni siquiera ellos mismos. Ni siquiera su famosa gaviota, ya que dicen los rumores que está harta de volar por un cielo contaminado, y está pensando muy seriamente en afiliarse a otro partido.

Ángel Juárez Almendros. Presidente de Mare Terra Fundación Mediterrània y de la Red Internacional de Escritores por la Tierra

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s