Archivo de la etiqueta: compartir.

Por más que ando, todavía me sorprendo

pajaroComo os comenté en el ultimo post, quería hablar de mi reciente presencia en Córdoba donde denuncié algo que nos temíamos hace mucho tiempo en Mediterrània, la existencia de unas graves contaminaciones a la atmosfera protagonizadas por diversas empresas. Los que me conocéis ya sabéis que mis ideologías son de izquierda y progresistas. Quizás por eso debo decir lo que voy a decir.

Parece mentira que en estos tiempos en los que nuestro país intenta dar ejemplo a otros estados en aquello relacionado al progreso, y sobre todo a nivel tecnológico donde somos pioneros, tengamos gobiernos de izquierdas que se autoproclaman como progresistas pero que permiten contaminaciones nocivas para la población sin nada, sin atajar el problema.   

Con los años que llevo implicado en temas medioambientales y sabiendo que la Junta de Andalucía siempre ha estado en manos del PSOE andaluz y que el gobierno del Ayuntamiento de Córdoba lo comparten socialistas y comunistas, más me sorprendo.

Allí donde más hay que incidir es donde menos se mira, donde más se hace la vista gorda. Si por ellos fuese la situación seria escandalosa pero por suerte estamos aquí otros que luchamos por nuestra sociedad y pensamos, practicándolo y ejerciendo,  en un mundo más limpio y con menos contaminadores.

Cuando me enteré que una de las principales aficiones de un conocido fotógrafo local cordobés era capturar las imágenes de los pájaros que habían caído fulminados a su paso por el Parque del Joyero, se me congelo el alma. Y más tarde, cuando supe que los guardias de seguridad de este parque bromeaban con las neblinas que aparecían de noche en el parque y hacían sus rondas a pie con una mascarilla nasal para evitar los malos olores de la zona, se me cayó el mundo encima y me irrité como pocas veces me he irritado.

Me pregunto desde cuando hace que los pájaros caen fulminados, desde cuando tienen que patrullar los guardias con la mascarilla, desde cuando dura esta vergüenza generada por el abuso de tres empresas y la pasividad de las administraciones.

Los cuerpos de las personas no se acostumbran a las partículas contaminantes que se han detectado en cantidades masivas en Córdoba. El cuerpo las acumula pero no las expulsa, las va almacenando y con el tiempo llegan los problemas de salud. Por eso hay que pedir, exigir mejor dicho, la realización del estudio epidemiológico que hemos pedido a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento. Y de paso, como hemos exigido estos últimos días, también hay que pedir que dimita o que hagan dimitir al delegado de Medio Ambiente de la Junta y a todos aquellos que tengan algo que ver con lo que ha sucedido hasta ahora y que se resume en tres palabras: contaminar, desinformar y hacer la vista gorda.

Este post no es una denuncia medioambiental más. Este escrito es en nombre de los más de 20.000 cordobeses afectados por la incompetencia de los gobiernos de izquierdas y por la mala fe de unos empresarios que quieren ganar dinero a costa de la salud de los demás. A estas alturas hay que pensar, más que nunca, que el medio ambiente no entiende de ideologías ni de partidos. El medio ambiente entiende únicamente de la capacidad de mejorar nuestro entorno con la lucha personal, en grupo, con la tolerancia y la comprensión hacia los otros.                                                                                                                                  

Anuncios

El concepto de la amistad

 

De cena en mi casa, con mis amigos.

De cena en mi casa, con mis amigos.

Siempre he creído que la amistad es algo muy sagrado y que en general, como concepto, se está perdiendo porque no le damos el papel que se merece dentro de nuestra escala de valores. Para mí no hay amigos de primera y amigos de segunda. Para mi existen los amigos, sin más. Cuando decimos “un amigo” ya no nos referimos a los mismos valores que deberian de comprender ese concepto. Creo que ultimamente a un amigo se le suele llamar a cualquier persona con la que lo pases bien cuando sales de fiesta o a la que simplemente has visto un par de veces.

Creo que deberiamos dar mas valor a esta palabra, por que un amigo es mucho mas que una persona con la que puedes ir de fiesta y pasarlo bien. Pasarlo bien se puede con cualquier persona que este interesada en pasarlo bien, pero cuando estas mal es cuando realmente te das cuenta de quienes son tus amigos y quienes son la gente que te rodea. No deberiamos confundir estos dos conceptos.

Creo profundamente en la amistad y por eso no me gusta llamar amigos a aquellas persones con las que no comparto nada o muy poco, con las que no hay feeling o conexión. Considero que la amistad son horas compartidas en confianza, confesiones, risas y lagrimas, experiencias e historias, momentos que no se olvidan. En este mundo hay formas de mirarse ese concepto de la amistad. Los hay que lo eliminan de lleno. Son todas aquellas persones encerradas en su propio ego, un ego que solo habla de ellos, que tiene su centro en ellos, que nace y muere rodeándolos a ellos solos. Es el arte de mirarse el ombligo, un arte que por suerte desconozco y me niego a aprender.

Después hay aquellas personas que falsean el concepto, que dicen tener amigos y ser grandes amigos de sus amigos pero que , cuando las necesitas, desaparecen sin decir nada, sin ayudar, preocupando al que le tenía como amigo en lugar de escucharlo y ayudarlo, compartiendo como debería ser. Otra clase de personajes son los que yo llamo “VIP amigo”. Son los que tienen tantos amigos como conocidos porque consideran a los conocidos como sus amigos. No hay que compartir nada, sencillamente hablar con ellos. Este acto les transforma y te consideran su amigo. Son los que organizan cenas populares cada dos por tres, los que convocan a lo mejor de cada casa y acaban marcando un nuevo estilo en la forma de hacer fiestas y amistades. Es su estilo, no lo comparto ni creo que sea el mejor.

Por suerte, no pertenezco a ninguno de estos grupos que os he comentado. Me considero una persona abierta, amable, de las que lo da todo por sus amigos pero, sobre todo, de las que escoge a fondo sus futuras amistades. No hago más que seguir los consejos de mi corazón y los de mi mente. Soy fiel a mis principios y cuando decido hacer amistad con alguien, el pacto es para siempre. A parte de hablar, me gusta sentarme con los míos en una misma mesa. Me encanta comer entre amigos, reír y hacer reir, pensar y hacer pensar, escuchar para hablar después.

Eso es para mí la amistad y por eso, cada cierto tiempo me gusta organizar una comida o una cena en mi casa. Aquí tenéis la foto de la ultima que hicimos hace muy pocos días. Había solo un objetivo: volver a ver a aquellas persones en la que confió ciegamente. La amistad tiene estas cosas en su concepto. Para mí no hay nada más hermoso. No pienso cambiar.