Archivo de la etiqueta: El Salvador

Encuentro con las palabras

libroangel

He escogido este título porqué en esta ocasión mi artículo abarca ambos conceptos. Lo escribo desde mi hotel en Xalapa, México, donde paso unos días para cerrar un tema muy importante para el mundo de las letras. Hablo del futuro Premio Hispanoamericano de Poesía Ernesto Cardenal que estamos creando conjuntamente entre Mare Terra Fundación Mediterrània y la Universidad Veracruzana.

El pasado mes de febrero ya anunciamos oficialmente que este evento concurso era una realidad y estos días, en tierras mexicanas, estamos ultimando todos los detalles. Por cierto que Xalapa acoge ahora su Feria Internacional del Libro, a la que me han invitado a participar, y que es un evento de repercusión internacional. Es un placer ver como las calles se inundan de páginas escritas, palabras que alimentan al lector y libros que enriquecen a las personas y decoran, dicho sea de paso y en tono poético, nuestras bibliotecas interiores donde guardamos lo mejor de lo leído.

Llego a México procedente de El Salvador. Como habréis ido leyendo, hemos celebrado en el municipio de Santa Tecla el VI Encuentro de Escritores por la Tierra. Decenas de escritores y poetas, también músicos y personas de muchos otros oficios relacionados con las artes, han asistido a este evento que ha sido un éxito de público. Como Presidente de la Red Internacional de Escritores por la Tierra me siento orgulloso de haber podido rendir homenaje, en el marco de este Encuentro, a dos personas que llevan toda la vida trabajando por el medio ambiente y el desarrollo social a través de la cultura y la sostenibilidad.

Uno es Óscar Ortiz, alcalde de Santa Tecla, que ha dado un giro radical a este municipio potenciando la cultura, la educación y el equilibrio social de la población convirtiéndose en un ejemplo de gestor al cual se debe seguir por sus buenas políticas. El otro es Manuel Obregón, músico y Ministro de Cultura de Costa Rica, por su trayectoria como compositor comprometido con la naturaleza y los espacios naturales que nos regala nuestro planeta pero también por aplicar, desde la vertiente política, acciones que permiten hacer llegar la cultura a todas los rincones de su país y a todos sus habitantes. Oscar y Manuel estén en la Red de Escritores por la Tierra desde sus inicios y creo que el reconocimiento que les hemos hecho tenia, con motivos suficientes, su razón de ser.

En el mismo marco del VI Encuentro se anunció, lo hizo Óscar Ortiz, que a partir de ahora y con carácter anual, el municipio de Santa Tecla tendrá su Semana Internacional de la Cultura y matizando, lo que nos honra a los que formamos parte de ella, que se contará como figura clave para su realización con la Red Internacional de Escritores por la Tierra. En este municipio salvadoreño que tanto amo he tenido igualmente la ocasión de presentar mi último libro “Tejiendo lunas”. El acto fue ameno y compartí escena con otros grandes poetas como el mexicano José Luis Rivas y diversos autores locales.

Como podéis ver, los últimos días han sido frenéticos, intensos y apasionantes en cuanto a la creación literaria y cultural se refiere. Y gracias a estos momentos sigo adelante, y muy satisfecho, una labor que empecé hace más de seis años en Solentimame, con mi amigo Ernesto Cardenal, que se ha ido consolidando. La Red de Escritores por la Tierra avanza a grandes pasos con la palabra como elemento de diálogo y aumentando su fuerza y el número de miembros activos. Gracias a todos los que lo hacen posible y especialmente a los que apuestan por nosotros para compartir sus escenarios más cercanos, sus calles y sus ciudades.

Ángel Juárez Almendros

Presidente de la Red Internacional de Escritores por la Tierra y de Mare Terra Fundación Mediterrània.

Anuncios

La entrevista de Néstor, charla entre amigos

mono

Hoy quiero compartir en este espacio, mucho más privado que otros elementos de comunicación que utilizo habitualmente, la conversación que mantuve hace pocos días con mi amigo, periodista y miembro de la Red Internacional de Escritores por la Tierra, Néstor Martínez.

Aprovechando mi viaje de trabajo que me ha llevado hasta El Salvador y Nicaragua, donde me encuentro ahora, viaje que tiene entre otros objetivos el de concretar el futuro Encuentro de Escritores por la Tierra que haremos en la ciudad salvadoreña de Santa Tecla, Néstor me hizo una entrevista para el diario CoLatino donde se interesaba por la marcha de la RIET y por mi trayectoria como poeta. Fue un placer mantener la conversación y responder  a sus preguntas. Espero que os guste.

Entrevista Por Néstor Martínez

Editor Trazos Culturales

[y también miembro de la RIET]

Hace unos días, Ángel Juárez, presidente de la Red Internacional de Escritores por la Tierra, (entre otras vainas), anuncio que venía a El Salvador. Viene a afinar detalles del VI Encuentro de la Red, a celebrarse el próximo abril en Santa Tecla. Así, tras una jornada de reuniones, quedamos en reunirnos en un café para conversar como viejos amigos de confidencias e infidencias, de viajes, de poesía, de amigos y amigas, de la actualidad española, por supuesto, es español. Cerveza, boquitas, amistad, versos, carcajadas… lo publicable está en la respuesta a estas preguntas.

– ¿Qué te trae por El Salvador?

Primero para ver a los amigos y amigas de muchos años. Estamos ya conectando con todo lo que va a ser el equipo de organización de lo que va a ser el VI encuentro de Escritores por la Tierra, que será en Santa Tecla, la contraparte es la Alcaldía de Santa Tecla, y que, vamos, de entrada ya puedo decir que va a ser un completo éxito por toda la parte humana, el equipo tan potente que vamos a tener, y la ilusión que ha generado. Es importante. Cada encuentro tiene su modo de ser, su personalidad, cada país es diferente, y aquí reúne varias cosas que coinciden: una porque uno de los homenajeados es una persona [se refiere al alcalde de Santa Tecla, Óscar Ortiz] que creyó en el proyecto de la Red de Escritores, que fue fundador desde su comienzo, y que no solamente ha hecho todo eso, sino que ha puesto en práctica lo que nosotros creíamos y por lo cual estamos en la Red muchísimas compañeras y compañeros y es a través de la cultura revolucionar una ciudad, él apostó por la palabra, apostó por la cultura, y en estos momentos ha hecho un milagro, un milagro es una pequeña burbuja, en todo lo que es, un ejemplo claro en toda Mesoamérica, en todos los países de que se puede, y se puede a través, precisamente, revolucionando a través de la cultura, de la palabra, de la poesía y todo lo que son las artes, y lo ha conseguido, entonces, es que se merece el homenaje, no es un homenaje por ser un simple compañero, es que él ha puesto en práctica parte por lo cual creemos los que estamos en Red, es un ejemplo vivo que es Santa Tecla, por lo tanto, que mejor que ahora, cuando estemos juntos, para hacerle un homenaje a esta persona que es respuesta, que ha hecho realidad las ideas por lo cual estamos trabajando y ojalá ocurra en muchos países.

– ¿Qué es lo que trae este encuentro para los salvadoreños, y los invitados del mundo que van a venir?

Es una muestra, para los que vienen de afuera, de que es real, que no hablamos de humo, como sabemos decir, de que es verdad; segundo, a los salvadoreños, a todos el país, vamos a invitarlos, por supuesto, para que se sientan orgullosos y que vean que sí, que se puede, a veces hay momentos en donde todo se ve muy gris y muy oscuro, donde hay muchísima violencia, donde parece que no vale la pena, que los sueños no se pueden realizar, pero sí se puede, vale la pena que vengan de todo el país, que contemplen como, aunque sea en pocos metros cuadrados, se ha hecho y se está consiguiendo en estos momentos, y después, ¡pues hombre!, es muy importante la identidad, porque hay una identidad propia, no se ha copiado de nadie, no hay plagio aquí, por eso el título del VI Encuentro es la identidad para ese desarrollo social y la cultura, el desarrollo social va muy unido a la cultura. Si se piensa que se va a hacer desarrollo social sin formar y sin darle aquello que es la libertad, que es la posibilidad de que una persona pueda pensar, pueda deducir, y pueda incluso analizar todo lo que hay en su entorno, sin cultura es imposible, y es sentirse un poquito más libre, más abierto, todo esto es nuestra intención en este Encuentro de Escritores.

– Es decir, tu visita obedece a afinar los detalles, a impulsar la base que va a impulsar todo lo que va  a ocurrir en el Encuentro…

¡Claro!, la idea es que los compañeros de la Red de Escritores puedan estar aquí, es un compromiso y por eso estamos con la Red, y por supuesto, el compromiso firme de la Alcaldía de Santa Tecla que ha puesto todo lo que tiene, incluso su alma, sin alma no se consiguen las cosas, podés tener muy buena infraestructura, tener muy buenos técnicos, pero si no creen en el mensaje, si no le ponen alma, las cosas no salen y aquí se le está poniendo mucha alma, y estoy muy contento porque en las reuniones que estamos llevando se está viendo que forman ya parte y son protagonistas de este proyecto, eso es clave, y eso se ha conseguido.

– Hablemos de la Red Internacional de Escritores por la Tierra, vos sos el presidente, sé por experiencia que has movido más que cielo y tierra, ¿quién es Ángel?

¡Que pregunta! Pues, creo que soy un poco de todo, ¿no?, ángel, demonio, no lo sé, lo único que sé es que quiero seguir creyendo en lo de toda mi vida, en mis valores, quiero seguir conservándolos, quiero seguir luchando contra lo injusto, sea desde la cosa más pequeñita, desde el vecino de al lado, hasta las cosas más grandes, y, y… me da igual, quiero ser el último Mohicano, quiero seguir allí, luchando por mis creencias, y si con esto podemos conseguir un pequeño cambio, aunque sea muy pequeñito, del futuro en el mundo, en la Tierra, pues creo que podré dejar, cuando me llegue la hora, sentirme satisfecho, ¿no?, de que yo hice todo lo que pude para intentar ese cambio, ¿no?

– ¿Estás satisfecho con el trabajo de la Red Internacional de Escritores por la Tierra?

Bueno, está dando sus frutos, y creo que hay alguien de arriba, yo soy bastante no creyente de muchas cosas, pero siempre que empezamos, empezamos de cero. Cero, cero. Económicamente sin presupuesto y tal y al final sale realizándose, posiblemente a lo mejor hay allí los astros que se confabulan para que al final, entre todos, salgan bien los Encuentros, y es que es verdad, si yo lo cuento a veces no me creen, en el Encuentro último de Tarragona, un directivo de una multinacional, con toda la crisis que está padeciendo España, cuando fui a plantearle con el borrador del programa me mira, me miraba como si estuviera loco, y dice, ‘pero ¿tú te vas a atrever a hacer este evento con lo que está cayendo?’ y ahora más que nunca hay que hacerlo, para demostrar que se puede, ahora más que nunca, y se ha hecho y ha sido un éxito perfecto, no, no, pues, quizá porque hay que creer en uno, y hay que estar, hay que mover, y hay que mirar a los ojos de la gente, a la gente a la que le vas a decir que ¡que se puede, hombre! ¡que se puede! ¡que podemos! Y salen, al final salen. Pienso que la Red de Escritores somos más de seiscientos, rebasamos esa cifra hace tiempo, y nunca hemos hecho proselitismos para que se apunten, solas van entrando las personas que creen en este proyecto, y es para sentirme satisfecho, me gustaría que toda la Red se sintiera orgullosa como yo me siento también, pienso que lo estamos logrando, con pequeñitos pasos, pero lo estamos logrando.

– Ángel, sos un luchador social, un luchador interesado en la gente, un luchador que promueve la cultura ambiental, describinos un poco el Ángel poeta…

¡Anda!

– ¿De dónde recoges los materiales para tu poesía?

Yo simplemente describo la vida, los malos momentos, los buenos momentos, los momentos de amor pleno, cómo una persona puede generar tanto amor en ciertos momentos, y cómo puede generar tanta amargura y tanta tristeza, es la vida, la vida real, la del día a día, y, bueno, si la puedo explicar a través de la palabra, de una forma sin clasificar como esas poesías que parecen superestudiadas para que coincidan todas las palabras, no, no, es la vida tal como me sale y es una terapia también personal, porque en el fondo la soledad sigue existiendo también, siempre tiene uno esa soledad, si es una soledad equilibrada, es una soledad que de alguna forma, eeeh, a veces, incluso, hasta deseada, bienvenida sea, pero a veces hay soledad que no se desea y uno vive de todo lo que se está moviendo a tu alrededor, no sabes cómo explicarlo, te gustaría expresarlo, y no sabes los medios para desahogarte, quizás, de tanta información que uno maneja a veces, y que está allí, y quizás, ¿sabes? la saliva es la poesía también, ¿no?


– Pero Ángel, vos andás en un movimiento social de inmigrantes, andás promoviendo la Red Internacional de Escritores por la Tierra, la Fundación Mediterránea… ¿de dónde sacás tiempo para escribir poesía?

Es la pura energía, es que la poesía me tranquiliza, en los momentos en que no comprendes cómo pueden ocurrir cosas, cuando no comprendes que una persona ha robado cinco millones de euros y los tiene en un banco en Suiza y sigue todavía andando y no pasa nada, y una persona que se encuentra, como ha pasado hace pocos días, una tarjeta de crédito y está parada [sin trabajo], y tiene tres hijos, y compra con la tarjeta de crédito, ¡que se ha encontrado en la calle!, dos buñuelos para sus hijos y leche para tomar, y le meten un año de cárcel, cuando ves cosas de éstas, es que… ¡nos estamos volviendo locos!, que la Humanidad ha perdido casi todos los valores, uno a veces se siente un bicho raro, yo me siento a veces un bicho raro, que parece que soy anormal, ¿qué está ocurriendo? ¿se ha perdido el sentido común? ¿se ha perdido la lógica? ¿se ha perdido la justicia? Cuando veo todas esas cosas la poesía me tranquiliza y me relaja, es un vehículo donde, si algún día la quiere leer quien quiera que la lea, para mí ya me está compensando, me compensa mucho porque me vuelve a la paz, me vuelve a la serenidad, como persona como humano, me siento equilibrado.

Roque Dalton, persona vital y poeta del pueblo

Leyendo el Manifiesto con el escritor Ernesto Cardenal y el Alcalde de Santa Tecla, Oscar Ortíz

Entre avión y avión, durante las largas esperas en los aeropuertos o en los inacabables viajes que se prolongan horas y horas, tengo tiempo de pensar en muchas cosas, de escribir,  ordenas ideas y memorizar momentos ya vividos. 

Y ha sido memorizando situaciones cuando me he acordado de un momento importante. Sucedió hace dos años en La Habana. El compañero de la RIET y Ministro de Cultura de Cuba, Abel Prieto, me animó a organizar, a través de la Red Internacional de Escritores por la Tierra, un homenaje al poeta Roque Dalton. Desde la capital cubana llamé a Ernesto Cardenal para comentar la propuesta de Abel y la aceptó con placer.

En aquel momento ya era consciente que organizar ese homenaje seria una ardua tarea porque el gobierno de El Salvador era de derechas y había vetado las lecturas de Roque Dalton, asesinado hace ahora 35 años y silenciado desde hace décadas.

Aún con los problemas que os comento, siempre estuvo en mi mente buscar una oportunidad para hacer el homenaje y esta oportunidad ha llegado ahora y gracias al cambio de gobierno salvadoreño y a unas condiciones diferentes que han propiciado la posibilidad de realizarlo. Desgraciadamente uno de los responsables del asesinato de Dalton ocupa un importante cargo en la dirección del gobierno actual pero el homenaje ha sido todo un éxito y ha servido para recordar la calidad humana y literaria de Roque.

La RIET se ha convertido en el único referente porque la familia había desautorizado cualquier homenaje mientras el anterior gobierno estuviese al poder. Nosotros hemos conseguido el permiso familiar y entre la alcaldía de Santa Tecla y la Red de Escritores se ha hecho justicia. Lógicamente hemos tenido una doble responsabilidad para conseguir que el homenaje saliese bien porque, si ya era complicado organizarlo, imaginaos cuantas miradas atentas teníamos a nuestro alrededor reclamando que todo funcionase sin problemas.

Debo confesar que desconocía la figura de Roque Dalton y este hecho, consciente de la petición de Abel Prieto que acepté con sumo placer, me hizo pensar en todas aquellas personas, tantas y tantas, que han luchado por unos valores que la mayoría desconocemos y que son dignos de un homenaje. Tendríamos que hacerlos constantemente como en el caso de Roque. Porque no se trata de un poeta más. Me he dado cuentas mientras accedía a su vida y obra y comprobaba que se trata de un personaje entrañable. A parte de su sensibilidad y de sus poemas siempre vitales y los cantos a la vida que realizaba constantemente, Roque fue una persona fiel a sus ideas y coherente con él mismo.

Quizás por este motivo, por su fidelidad y coherencia, sus compañeros de revolución lo asesinaron injustamente. Ahora hemos conseguido que este de nuevo vivo y presente desde su forzada ausencia. Su figura y sus valores nos han servido para reclamar, durante sus jornadas de homenaje, una mayor justicia social para conseguir que esa vitalidad que Roque desprendía se haga presente en todo el mundo y no solo en algunas partes.

Gracias a Roque, o con Roque como excusa, hemos abierto un dialogo que ha permitido reclamar la creación de un Tribunal Internacional para controlar y sancionar los delitos ecológicos. Pero atención, sancionar a quien contamina es justo como también lo es juzgar y condenar a los que asesinan impunemente. Lo más triste del caso es que hayamos tenido que hacer la demanda en unas jornadas dedicadas a una gran persona y excelente poeta que fue asesinado sin razón ni motivo que tenga explicación o perdón.

Permitidme que acabe citando un fragmento de una de sus poesías. Dice así:

Cuando sepas que he muerto no pronuncies mi nombre porque se detendría la muerte y el reposo. Tu voz, que es la campana de los cinco sentidos, sería el tenue faro buscando por mi niebla. Cuando sepas que he muerto di sílabas extrañas. Pronuncia flor, abeja, lágrima, pan, tormenta. No dejes que tus labios hallen mis once letras.

Este artículo se ha publicado en ecoticias.com y en Cambio 16, dos medios en los que colaboro como columnista de opinión.

De Santa Tecla a Sevilla pasando por Madrid

Después de más de dos semanas de trabajo intenso en Santa Tecla, El Salvador, hace pocos días que he regresado tras haber participado muy activamente en el homenaje al poeta Roque Dalton, asesinado hace 35 años, acto organizado por la Red Internacional de Escritores por la Tierra que tengo el honor de presidir.

De vuelta a España tuve que hacer un alto en el camino antes de llegar a Tarragona. En Madrid me esperaba una grata sorpresa. Hablo de la entrega de los premios anuales de Cambio16, una de las principales revistas de información de nuestro país además de las más antiguas. La entrega de los galardones es un clásico reconocido en todo el mundo y para mí fue un  autentico placer estar presente en este acto.

Pero mi sorpresa fue aún mayor cuando me enteré que se concedía la mención especial en reconocimiento a mi trayectoria como luchador por el medio ambiente, la cooperación y, en resumen, por conseguir un planeta más limpio, un mundo mejor.  Aproveché la entrega para dirigir unas palabras al público asistente, formado por una amplia representación política, social y deportiva del estado español.  Quiero compartir esas palabras que dije en Madrid con todos vosotros y es pero que os gusten. Este fue mi discurso.

Nuestro mundo está cambiando pero nosotros no lo acompañamos en ese cambio. No lo hacemos porque entre todos somos aun incapaces de llevar a cabo un proceso de construcción social que promueva un equilibrio económico de todos los países, un sistema que iguale la balanza de producción y la del ingreso para evitar lo que ahora tenemos, dos mundos separados, aislados por  el potencial de crecimiento de unos países que contrasta con la rica pobreza de otros. 

Debemos seguir trabajando para conseguir un cambio social real, desde la cooperación y la solidaridad, sin banderas ni colores políticos. Esta es una lucha que no entiende de símbolos porque el único emblema debe ser el mundo. Hay que frenar este ritmo impuesto que devora a los más pobres y aumenta el poder de los más ricos. El cambio es posible si todos creemos en él y trabajamos juntos para hacerlo realidad.

Dejadme acabar teniendo un recuerdo para el compañero de la RIET José Saramago. Nos ha dejado el genio de las palabras, el Nobel rebelde. Antes de ayer, desayunando con el escritor Ernesto Cardenal, le di la triste noticia. Y él solo me respondió: Que pena, era un buen amigo.

Queda claro, amigos y amigas, que por encima de su obra  literaria y sus premios, está la persona y está la amistad. Muchas gracias.

Ahora, de vuelta a Tarragona, pasaré unos días haciendo balance del viaje a El Salvador y de la entrega de premios de Cambio16. Pero no puedo dormirme en los laureles porque este viernes parto de nuevo. Viajaré a Sevilla donde se presentará mi libro de poemas “Pellizcos del Alma”. Será a partir de las ocho y media de la noche en la Carbonería, un local emblemático de esa ciudad llena de colores y alegría, historia y tradiciones, música y cante. Os adjunto el tarjetón de la invitación al acto que organizan conjuntamente la Fundación El Cambio del Cambio, la Asociación de Progresistas de Andalucía y la Red Internacional de Escritores por la Tierra. Espero que os guste y os invito a la presentación a todos aquellos que la tengáis cerca de casa.

Los ángeles están de moda

No se trata de jugar con mi nombre ni con la música de Pedro Guerra pero es cierto, como dice la canción del cantante canario, que los ángeles están de moda. Todas aquellas personas que han decidido dedicar su vida al mundo, a la paz, al medio ambiente, a la cooperación, a la defensa de los derechos humanos, todos ellos están de moda. Son seres más sensibles que los otros porque les motiva el trabajo en común para el bien en común, las acciones en conjunto para los resultados en conjunto.

Como dice la canción, los ángeles están de moda porque nos hacen falta, porque no sabemos estar solos, porque el rumbo perdimos. El problema es que los ángeles están tan de moda que hacen sombra a otras acciones y a otras personas. Muchos gobiernos prefieren llevar a cabo sus políticas sin ser observados, asesorados o apoyados porque consideran esa ayuda como un ataque o una crítica. Muchas de sus políticas se sustentan en las inversiones de las grandes multinacionales que ayudan a la economía pero, a menudo, a precios demasiados altos que se pagan con los silencios en casos de capítulos de contaminación o graves atentados al medio ambiente.

Por eso hay ángeles que están tan de moda que acaban siendo víctimas de los gobiernos demonizados en nombre del dinero. Dora Santos, miembro del Comité Ambiental del Departamento de Cabañas, en El Salvador, cierra la lista siempre abierta de los mártires sin causa, con demasiadas causas aptas para la sociedad y nocivas para los gobernantes. Una semana antes del asesinato de Dora la última víctima mortal era Ramiro Rivera, otro ambientalista del mismo Comité que Dora. El pasado mes de junio ya había fallecido, también asesinado a tiros, Marcelo Rivera, compañero de Dora y Ramiro.

Ellos tres, junto a muchas otras personas, estaban en plena lucha contra la instalación en la localidad de Cabañas de diversos proyectos mineros para la extracción de oro por parte de la multinacional canadiense Pacific Rim. Denunciaban el grave impacto ambiental que supondrían estas obras y al final pagaron con su vida. Es una salvajada sin sentido, un ataque hacia unas personas que luchaban por un mundo mejor, más limpio y sostenible des de la paz y el dialogo.

Conocían los riesgos que corrían porque sabían que cuando las luchas como la suya empiezan siendo populares para los ciudadanos de a pie, empiezan a ser molestas para aquellos que gozan manipulando la razón de la mayoría para imponer sus deseos mas egoístas.

Hay oficios que deben existir y que cada vez son más difíciles de ejercer. A los luchadores por el medio ambiente, la cooperación y la paz que han dejado su vida en el camino en nombre de empresas que callan voces con dinero, podríamos sumar a todos los periodistas asesinados por las misma razón, contar la verdad que el pueblo ignora y el gobierno quiere que sea ignorada. Todos aquellos que ya no están entre nosotros, que han sido abatidos, amordazados, torturados y humillados en nombre de la sinrazón de los políticos de turno. Permitidme acabar haciendo una concesión a los que hacen callar, a los verdugos. Hay una cosa que no saben. ¿Sabéis que es? No saben que los ángeles están de moda. 

NOTA: Este artículo lo he publicado en el diario digital Ecoticias donde colaboro como columnista de opinión.

Terra Verda y pellizcos en El Salvador

 

Un momento de la grabación del programa en Salou

Hace pocos días el programa “Terra verda” que se emite los sábados por La 2 de Televisión Española recordaba los orígenes del nacimiento del movimiento ecologista en Catalunya. Un equipo del programa, liderado por el presentador del programa y amigo personal, el periodista ambiental José Luis Gallego, se desplazó a Tarragona para encontrarse conmigo. 

Pronto su cumplirán dos décadas de la fundación del Centre d’Iniciativas Ecológicas Mediterrània, entidad que creé y que presido con tanto orgullo. Por este motivo el programa Terra Verda dedicó parte de su tiempo a hablar de las actividades de Mediterrània y en este caso, centradas en la acción de limpieza del litoral que estamos realizando en el Cap de Salou. Con la ayuda de voluntarios propios y de otros llegados desde la Fundación L’Onada, este espacio se devuelve a sus orígenes protegiendo la fauna y la flora autóctonas.

En el mismo Cap de Salou, José Luis Gallego y yo mantuvimos una interesante conversación, grabada por las cámaras, sobre el medio ambiente, la solidaridad y el voluntariado. Si queréis ver el programa Terra Verda, lo podréis seguir los sábados por La2 y si deseáis visionar el que habla sobre Mediterrània y Ángel Juárez, hacéis clic aquí y lo veréis.

Por otra parte, os quiero hablar de la revista Cultura El Salvador, uno de los referentes online en el àmbito cultural de la América Latina. En su última edición ha decidido recomendar a sus miles de usuarios la lectura de mi libro de poemas “Pellizcos del alma”. Me siento muy orgulloso por esta notícia. Ya sabéis que no esperaba la respuesta tan buena que esté teniendo este libro superando con creces mis primeras aspiraciones como iniciado en el mundo de la poesia. Podéis entrar en la revista Cultura haciendo clic aquí.