Archivo de la etiqueta: Honduras

Honduras, la Cenicienta de Latinoamérica.

Imagenes reales de estos dias en Honduras

Imagenes reales de estos dias en Honduras

Os había prometido que hablaría de la situación actual en Honduras y hoy, después de unos días dedicados a hablar con amigos de ese país al que tanto quiero, voy a hacer mi aportación al respecto.

Honduras es uno de los países mas pobres de toda Latinoamérica, comparte este triste titulo con Nicaragua, y es también un país muy especial para mi. Le tengo mucho cariño porque es donde Mediterrània empezó su expansión internacional como ONG dedicada a la solidaridad, la cooperación y el medio ambiente. Hace once años empezamos a hacer en Honduras cursos de formación para líderes agroforestales, pusimos en marcha las brigadas de salud de la Universidad de Tegucigalpa y seguimos manteniendo vivos muchos otros proyectos como el de la Clínica Dental en la misma capital. Nuestro futuro mira hacia Honduras como lo demuestra el proyecto para la futura electrificación de una aldea u otras actividades que repercutirán en el bienestar de los hondureños. Mediterrània esta legalizada como ONG en Honduras por su compromiso constante, un compromiso que se mantiene porque si algo tenemos claro es que nosotros, pase lo que pase, no nos marcharemos de allí.

Los que nos dedicamos a la cooperación y la solidaridad tenemos a menudo la sensación de trabajar a contracorriente porque nuestro esfuerzo se diluye o se retrasa por una mala gestión del gobernante de turno. Si no fuera porque compruebas que el pueblo no tiene nada que ver con sus gestores políticos, no valdría la pena seguir trabajando.

Una vez más ha llegado la mala noticia traducida en este reciente golpe de estado. La fuerza de las armas manda sobre el futuro y la ideas del pueblo que van hacia otro camino  y eso es algo que detesto. No voy a ponerme ahora a defender a Zelaya quien seguro que no es ningún santo. Mi preocupación no lo tiene a el en mente. Mi preocupación, amigos y amigas, es el hecho de comprobar que Honduras, con todo lo que ha sufrido y con lo que le cuesta a este país levantar cabeza, ha recibido otro duro golpe que le impedirá recuperarse a nivel internacional aun más. Según el Banco Mundial, Honduras hace años que no puede tener crédito ni apoyo económico alguno debido a sus enormes dificultades y a su pasado y su mala imagen por haber sido la base de los contra y dejar operar a los yankees desde territorio hondureño.

La situación complicada se vuelve aun mas negra si cabe. Imaginaros lo que representa este golpe de estado para el desarrollo económico de un país que ya agonizaba. Para mi Honduras es la la Cenicienta de Latinoamérica. Es el lugar donde no esta de moda desarrollar tareas de cooperación ni solidaridad. No lo es para la mayoría de nuevas ong’s pero en el caso de Mediterrània sigue siendo aquel  lugar donde apostar y allí seguiremos.

Sin entrar a analizar lo que ocurre a nivel político, acabaré diciendo algo que creo firmemente. Seguiré pensando que la democracia participativa es, con sus imperfecciones, el mejor sistema político existente. Y también seguiré estando en contra del levantamiento de armas, allá donde se produzca, y de la ocupación a la fuerza. El mundo, nuestro mundo, se merece otras formas de hacer, otro futuro.

Anuncios

La factura de la crisis

churecablog1

le_floor_de_wall_street1

La CRISIS es el tema de moda. Últimamente, referenciamos cualquier cosa a la consabida crisis.  “He ido al centro comercial y han cerrado dos tiendas. Debe ser la crisis”. “Han despedido al vecino de su trabajo. Debe ser la crisis”. “Este sábado no iremos a cenar con los amigos, es final de mes y no llego, ¿será la crisis?”. En nuestro entorno primermundista vivimos esta incertidumbre económica, yo diría que casi provocada por un exceso de información o de retransmisión en vivo y en directo de quiebras bancarias y desplomes bursátiles, como una especie de microchip que se ha instalado en nuestro cerebro a base de tanto repetir la palabra: crisis, crisis, HAY CRISIS!!!

Pero me pregunto, ¿de verdad hemos notado tanto la dichosa recesión económica? Y no me refiero a aquellos que han perdido su empleo, ni a los jubilados y pensionistas con pensiones míseras, u a otros colectivos desfavorecidos, queda bastante claro que la factura de la crisis la pagan los más débiles. Me refiero a la que podríamos llamar “clase media”. Puede que el consumo haya bajado y que la subida de la hipoteca nos quite de algún capricho como ir al cine una vez a la semana, a cenar con los amiguetes de vez en cuando o a cambiar el viaje al Caribe por uno a Mallorca… Pero, ¿no estaremos todos en una especie de locura colectiva?

Ahora bien, me preocupa otro tipo de crisis a la que denominaré crisis de tipo A. La de tipo B es la que sufrimos la mayoría de los españolitos, la de la histeria colectiva infundada, por el momento… La crisis de tipo A, es decir, los problemas reales, los tienen en aquellos países en los que la precariedad económica y social de viene arrastrando desde no se sabe cuándo… esos países que siguen pagando los platos rotos de un capitalismo voraz e inhumano, que condena al hambre a unas naciones para que otras, las menos, se llenen bien el plato.

Me refiero a mi gente de Centroamérica, por poner un ejemplo de una región azotada por terribles contrastes que conozco bien y con la que tengo contacto constante. En Cuba, a la ya de por sí precaria situación se ha unido el embate de un huracán que ha arrasado las cosechas de la isla. Es la crisis de mi amiga Ana, residente en la Habana, que ha gastado todos sus ahorros en comprar un carnero para congelarlo y asegurarle las proteínas a su hijito de tres años una temporadita.

O la desesperación de los hondureños. Una vez más, los desastres naturales colmaron el vaso, condenando a la gente al hambre y la miseria y empujándolos  a toda costa a buscar la salida del país.

Esa es la verdadera, cruel y despiadada cara de la crisis. Una crisis endémica para Centroamérica, África y tantos otros lugares de la Tierra.  La verdadera crisis de la humanidad.