Archivo de la etiqueta: marruecos

Ilegales a ratos, olvidados del presente

Muchos que quisieron traer luz, fueron colgados de un farol. Sirva esta frase del escritor polaco Lec para reflexionar acerca de un tema que tristemente está de moda gracias a la intolerancia de un gobierno que parece no tener memoria.

La decisión de dejar sin cobertura sanitaria, o haciéndoles pagar por ella, a cierta parte de la población extranjera que reside en nuestro país, y que colaboró en tiempos de bonanza realizando muchas de las tareas de paisanos nacidos aquí rechazaban, me parece deleznable.

Cuando las vacas eran gordas algunos se permitían el lujo de decir no a según qué labores que ellos, los inmigrantes desplazados de sus países y llegados a España persiguiendo su sueño, aceptaban sin rechistar. Era ganarse la vida, morir o regresar a su país con el fracaso en la mochila. Y ellos fueron los que en muchas ocasiones, con sueldos bajos y jornadas inacabables, impulsaron sectores productivos importantes como el de la agricultura y complementaron otros, esenciales hasta que estalló la burbuja, como el de la construcción.

Estas personas, imprescindibles antes de la crisis, han pasado a ser los grandes marginados, los olvidados sociales, los “sin nombre” o, para algunos que quieren vivir de espaldas al problema, los innombrables inexistentes.

Muchos trabajaron de manera ilegal pero con permisividad de sus jefes y la manga ancha de las administraciones. Y ahora se les castiga recortándoles derechos que se han ganado a pulso y que otros, nacidos en España, gozan aunque en muchos casos debieran tener menos motivos por tener acceso a ellos. Antes trabajaban “como negros” y ahora se les recuerda su color de piel.

A los que trabajaron aquí y ahora se castiga hay que sumarles todos aquellos que aun siguen llegando a nuestro país mediante pateras, desembarcando presos del miedo en caso que lleguen vivos, a nuestras costas del sur. Se les antoja como paraíso una tierra donde saben que sobrevivir será duro pero conscientes que en sus países y estados su futuro se llamaba muerte.

Se les llama ilegales por estar en un territorio que no es el suyo de origen cuando lo que toca en estos tiempos es el debate real de la multiculturalidad y creer realmente que ningún ser humano es ilegal. ¿Quién nos marca los límites de la legalidad y en función de qué?

Porqué en función de esos límites marcamos las decisiones que competen y afectan a los que llegan a nuestras fronteras. El ejemplo más claro de las cosas mal hechas lo tenemos en el destino final de los ciudadanos subsaharianos que naufragaron en la Isla de Tierra. El gobierno español los entregó al de Marruecos y este los abandonó en la frontera con Argelia, en medio del desierto.

Ambos países se saltaron a la torera los derechos humanos más básicos pero además les negaron la residencia y un posible asilo político. Al contrario de lo que todos creemos, la situación de refugio para estas personas le ejercen los países del tercer mundo y no los que en teoría se llaman “desarrollados”.

Y a las personas que se van de sus países buscando trabajo y comida hay que añadir otro tipo de refugiado que, según la ONU, llegará a la cifra de 200 millones de personas de aquí a solo dos décadas. Son los refugiados ambientales, todos aquellos seres humanos que es forzada a dejar su hábitat tradicional, temporal o permanente, como consecuencia de un desequilibrio ambiental en su país ya sea por peligros naturales o provocados por la actividad humana.

Ante el panorama explicado, me planteo qué hace la otra parte del planeta, la que no debe desplazarse ni huir. La respuesta es triste: quejarse, mirarse la tele, asustarse, asombrarse y nada más.

De poco sirve este artículo si no genera en vosotros, los lectores, la necesidad de hacer más amplio el debate sobre este tema para convertir el debate en una realidad que se llame cambio. Hagamos entre todos el esfuerzo, crucemos las fronteras de nuestros tabús y perjuicios sociales para dar otro sentido a este mundo.

Y permitidme que acabe recordando un fragmento de mi poema “Pateras” que dedique en mi libro “Pellizcos del Alma” a todos los que llegan como pueden a nuestras costas.

 

PATERAS

Ahí en la negra noche,

Empieza la aventura de los sin papeles futuros.

Nada será fácil para ellos.

Ellos de piel oscura, se ponen en manos de las mafias.

Mercaderes de sueños sin escrúpulos

Con corazones resbaladizos y fríos como el mármol.

Los meten en cayucos de plástico y madera vieja

Juntos muy juntos.

No debe quedar un espacio vacío,

Representa más ganancias.

Todos sus  sueños los depositaron

En un banco imaginario.

Unos … los más afortunados llegan a tocar tierra.

Ahí les queda luego…

Comedores comunes, albergues, amistades efímeras,

Alquileres de habitaciones frías,

Búsqueda de trabajos escondidos.

Siempre en la sombra,

Siempre corriendo.

Top mantas o cocinas húmedas y olorosas,

Controles, policía, siempre el mismo círculo…

Siempre sin papeles.

Otros pasan a ser ahogados anónimos,

Pieles cuarteadas,

Cuerpos deshidratados,

Ilusiones rotas,

Esperanzas muertas.

 

Anuncios

Harto de la democracia de papel

Moment de la colocació de la primera pedra
Momento de la colocación de la primera piedra

Este viernes han empezado las obras de construcción de la futura caserna de los Mossos d’esquadra, nuestra policía autonómica, en la ciudad de Tarragona. Ayer mismo asistí al acto de colocación de la primera piedra. Lo hice por el sentido de responsabilidad que debemos tener los que representamos a colectivos y entidades y como ciudadano que debe ver y sentir, notarlo en su propia piel, como crece su ciudad. 

Eso me sucede a menudo aunque a veces tenga una sensación extraña como la que me invadió ayer, en el acto de la primera piedra. Cada vez me cuesta más asistir a estos actos porque tengo esa sensación que os digo y ayer mismo la noté.

El Ayuntamiento nos avisó, como responsables de la Coordinadora d’Entitats de Tarragona, faltando unas horas para el acto. Si esto ya es raro, aún lo fue más comprobar cómo los responsables políticos presentes, la cúpula del PSC (mandan en el Ayuntamiento) y la de Iniciativa per Catalunya-Verds (mandan en el Departamento del Interior de la Generalitat) menospreciaban la presencia de los movimientos vecinales y de entidades.

Nos invitaron pero no entiendo porque. Los que más tenemos que decir en estos temas, los colectivos ciudadanos, éramos invisibles para ellos. Sus discursos, vacios de contenido para el resto de mortales, alimentaban su propio caldo de cultivo. Unos hablando y otros mirándonos y preguntándonos: ¿Qué hacemos aquí?

Por lo menos nosotros fuimos unos afortunados (permitidme la ironía) porque a la oposición del Ayuntamiento de Tarragona no se la vio en el acto. De hecho no la vimos porque no fue invitada. El colmo del egoísmo y del miedo al “que  hubiesen dicho” en caso de haber asistido al acto.

Justo en ese momento pensé que la democracia existe solo en papel, no es una realidad objetiva, es como algo utópico que sabes que está ahí pero no lo palpas con claridad. A unos nos invitan por compromiso y nos ponen en un rincón y a los otros ni les invitan.

Para rematar la insensatez de la jornada, se me acercó un conocido representante de los verdes, los mismos que tienen en sus manos la Conselleria de Medi Ambient de la Generalitat de Catalunya, para decirme que debemos ser contundentes con Ercros por lo de la nube toxica de hace pocos días. Un representante político acudiendo a una ONG para pedir que metamos caña sin saber que ya se la hemos metido y no precisamente porque los partidos nos lo hayan dicho. Los hechos se demuestran con responsabilidad y sin servilismos.

Permitidme que aun os hable de la jornada de ayer. Si la mañana sirvió para comprobar la calidad del caldo de cultivo que hacen algunos políticos aislando al resto de personas y entidades de su entorno, por la tarde la moneda cambió de signo. Asistí a la recepción que hizo el Cónsul de Marruecos en Catalunya y Aragón. Había representadas muchas asociaciones, entidades y los partidos políticos. Éramos mas de cien personas. Curiosamente, los representantes del PSC, concretamente el delegado Xavier Sabaté, el diputado Joan Ruiz y el concejal Manuel López Pasca,  fueron los más invisibles del acto donde había también otros representantes y militantes socialistas menos sectarios y mas cercanos. Mientras el resto de invitados hablábamos entre nosotros y con el Cónsul, el trío socialista vio como su propio caldo de cultivo los ahogaba y silenciaba. Ellos quisieron arrinconar y no lo consiguieron pero fueron arrinconados y no lo pudieron evitar.

Debería hacerme feliz pero estos actos me entristecen mucho. Me enfada saber que algunos políticos, como ellos, son el reflejo de la sociedad que estamos creando y que nos hace perder cada vez mas valores. Intentemos evitarlo, cambiemos y, sobretodo, busquemos la tolerancia. Lo decía Víctor Hugo: la tolerancia es la mejor religión.

Me siguen gustando los caracoles

IMG_0226

Hace tiempo que sé que debo actualizar este blog.  Me lo pido a mí mismo y me lo recuerdan, otros me los exigen con amabilidad, mis amigos. No es por falta de ganas o interés. Es, sencillamente, culpa del tiempo. Mi día a día me limita cada vez más y escribir mis vivencias y experiencias en este espacio personal y compartido se me hace muy difícil.

Desde mi último escrito han pasado ya más de dos meses. Han sido dos meses muy intensos, llenos de retos y con mucha actividad. Hace pocos días entregábamos los Premis Ones Mediterrània en su decimoquinta edición. Este año nos enfrentábamos a muchos cambios como el de la ubicación del acto de entrega que, por primera vez, hemos realizado fuera de la ciudad de Tarragona. La Cantina de México de Port Aventura fue el escenario escogido para esta ocasión. La crisis también nos afectó de lleno. Este año no hemos podido dotar económicamente los premios pero estamos satisfechos de la respuesta de todos nuestros amigos que, representando a empresas, instituciones o administraciones, nos han acompañado. Éramos más de 300 personas y esto representa un nuevo éxito. También estoy muy satisfecho de la organización del acto en el que han colaborado nuevos miembros de nuestro equipo que han respondido sin problemas.

En esta edición de los Premis Ones hemos reconocido un año más la labor de aquellas personas y colectivos que trabajan por el medio ambiente, la cooperación o la solidaridad. Tener entre los reconocidos a amigos como Carlos Sanz y José Luis Gallego o reconocer el trabajo de Luís Miguel Domínguez, otro gran amigo, ha sido un placer. También quiero destacar el reconocimiento Premis Ones a Congo Lassané por su proyecto de colaboración con el Futbol Club Barcelona con el que consigue la integración social y formativa  de los niños más desfavorecidos.

Su presencia en la entrega de premios ha reforzado aún más la relación que teníamos Congo y la gente de Mediterrània. Es por eso que espero viajar antes que acabe el año a Burkina Faso para conocer de cerca el proyecto de Congo y ampliar nuestras relaciones.

Entrega del Premi Ones a Congo Lassané

Entrega del Premi Ones a Congo Lassané

A parte de los Premis Ones, estos dos meses de ausencia en este blog me han servido para continuar con la labor de la Coordinadora d’Entitats del Camp de Tarragona, entidad que presido y que crece constantemente. Ya forman parte de ella casi treinta entidades y eso la convierte en la plataforma asociativa más activa y con más repercusión del Camp de Tarragona. Nuestra labor es también de integración como lo demuestra la gran presencia de asociaciones de inmigrantes a quienes recibimos con los brazos abiertos. Sabemos que la existencia de la Coordinadora puede molestar a algunos partidos políticos pero como creemos en nuestra utilidad y en los objetivos que nos marcamos en su momento, seguiremos existiendo. El vacio que nos hacen algunos medios de comunicación tampoco nos preocupa en ningún momento. Todo llegará porque el tiempo pone a cada uno en su lugar y nuestra transparencia y trabajo constante nos aportan tranquilidad para cumplir los futuros retos.

Escribo este post recién llegado de Marruecos donde hemos ayudado a una entidad llamada Entreayuda con una donación de ropa valorada en más de 30.000 euros. Mi presencia en el país vecino me ha servido para constatar la amabilidad y hospitalidad del pueblo marroquí. Estos días había elecciones locales y he comprobado como la implicación de las mujeres en estos comicios es cada vez mayor. Algo está cambiando en Marruecos. Se nota, se palpa y sé que pronto este cambio irá a más.

Foto con la candidata en las elecciones locales

Foto con la candidata en las elecciones locales

He regresado de Marruecos con ganas de explicaros todo lo dicho hasta ahora. Espero que los dos meses de ausencia en este blog no se repitan porque deseo escribir más a menudo aunque mantener una constancia me sea complicado. La foto que acompaña el post está hecha hace un par de días en Marruecos. Allí me he reencontrado con las buenas sensaciones de aquel lugar que tanto aprecio y donde puedo comer el mejor cuscús, degustar el inmejorable Tajin y comprobar que, pase lo que pase, me siguen gustando los caracoles.