Archivo de la etiqueta: México

Gracias, con el corazón, gracias

De vuelta a casa tras el largo, intenso, emocionante e inolvidable viaje que me ha llevado por Cuba, Nicaragua y México las últimas tres semanas. Han sido días intensos en agenda y vividos aún más intensamente.

La presentación de la Red Internacional de Escritores por la Tierra en Cuba fue todo un éxito de participación y de acogida. La fiesta de cumpleaños del amigo Ernesto Cardenal en Solentiname transmitió a todos los que asistimos emociones muy especiales. Recordar y vivir en primera persona, treinta años después de su creación, la famosa misa campesina en la iglesia que vio nacer esa gran composición de los hermanos Mejía Godoy se convirtió en un hecho histórico pero sobretodo en una experiencia particular para mantener en el recuerdo.

Y el broche final. El Quinto Encuentro de la Unión Estatal de Escritores Veracruzanos que en esta edición tuve el honor de protagonizar como homenajeado. Lo guardaré para siempre más en mi caja de recuerdos personales por lo que ha significado personalmente y por todo lo que ha rodeado a este evento que es mucho. Conocer gente nueva, reencontrarme con caras conocidas, sentir el apoyo de amigos que además de amigos son personalidades importantes en sus países con agendas apretadas que olvidaron durante unas horas para estar a mi lado.

Uno se emociona, quizás por el paso de los años que nos da un toque especial a nuestros sentimientos y nos ablanda en momentos delicados y endurece ante situaciones adversas. Quizás porque soy un romántico empedernido que se deja llevar y vive la vida intensamente con lo que ello conlleva. Quizás, simplemente quizás, porque cómo dice Tagore, la vida es la constante sorpresa de saber que existo.

Existir para vivir y vivir para sentir, notar la calidez humana, presentir los buenos días, aguantar estoicamente las jornadas complicadas, cobijarme en los recuerdos y dar rienda suelta a la voluntad de tirar del carro, mi propio carro, donde uno escoge a sus compañeros de viaje y se sabe solo cuando quiere y estima la compañía en momentos clave.

Gracias. Gracias de todo corazón por lo vivido, por el apoyo de todos los que estos días han estado a mi lado dándome su apoyo. Gracias a Ernesto Cardenal por esos 87 maravillosos años cumplidos, a su hermano Fernando por hacer de embajador de las horas compartidas, a Raúl Arias y a Victor Aguilar por llegar cuando hay que llegar, a muchos otros, a todos, a los que tengo en la memoria y a los que no quiero dejarme por citar.

Estos momentos que vives en presente, cuando son momentos tan importantes, te transportan al recuerdo del pasado. Porque estos días he pensado en mi infancia granaína, en mi juventud que cabalgó entre mi ciudad natal y las tierras del viento, la Costa Brava, desde donde partí hacia mi querida ciudad de Tarragona. Y he pensado en mi padre quien sé que se sentiría más que orgulloso de ver a si a su hijo ahora, y lo ve desde donde sea que esté, cómo sé que los está también mi madre.

Y ese recuerdo lo he prolongado, puestos a mirar hacia atrás desde el ahora que es el presente, hacia Úrsula, mis hijos y mis nietos. Es lo que tienen las emociones, y vuelvo a ellas, tras comprobar que alguien recompensa la labor realizada. Siempre he creído estar muy orgulloso de todo lo que he hecho con la única intención de estar convencido que lo hacía porque debía y porque haciéndolo colaboraba en conseguir un mundo mejor para los que vienen detrás. Cómo siempre digo la tierra no es de nadie pero ya que nos toca vivir en ella hay que cuidarla en pro del futuro. Decía el sabio Albert Einstein que solamente una vida dedicada a los demás merece la pena ser vivida. Cuánta razón tienen los sabios. Por algo lo son. Estoy feliz de lo hecho y lo vivido pero aún más de lo que aún tengo que hacer que es mucho.

En un próximo artículo os contaré las anécdotas del viaje. Será la parte agridulce de esta historia por el cúmulo de despropósitos vividos estas últimas semanas fruto del viaje y sus consecuencias. Pero ahora eso no toca. Se corresponde, y acabo reiterando lo mismo, dar las gracias de todo corazón. Mañana más y mejor.

Anuncios

Más caras conocidas en Boca del Río

Estoy contento de anunciar que representantes del equipo docente de la Universidad Veracruzana, posiblemente con su rector a la cabeza, estarán presentes en el homenaje que la Unión Estatal de Escritores Veracruzanos llevará a cabo del 3 al 5 de febrero en el municipio de Boca del Rio y que tengo el honor de protagonizar

La institución educativa veracruzana ha anunciado su participación en este evento considerando su importancia y por el hecho de ser el máximo organismo académico en esta zona. Me lo confirmó hace pocos días el mismo rector de la universidad en persona.

El Encuentro durará tres días y estará repleto de acciones culturales como lecturas de poesías, presentaciones de libros, conferencias, charlas y actuaciones musicales. Espero muy emocionado este evento donde se destacará i trayectoria en los campos del medio ambiente, la cooperación y la comunicación, especialmente, mi última etapa, de la cual estoy muy orgulloso, como poeta.

Sigo de viaje. Ahora me encuentro de nuevo en Cuba. Ya estuve en Solentiname (os informaré con detalle) y próximamente me desplazaré a México.

Una misa, un cumpleaños y el homenaje de Veracruz.

Escribo este artículo desde el aeropuerto del Prat, en Barcelona, donde estoy a punto de embarcarme rumbo a Cuba para desplazarme posteriormente, durante las tres próximas semanas, a Nicaragua y México. Debo deciros que cada vez me cuesta más salir fuera, cumplir con el proceso de preparar la maleta y partir sabiendo que me esperan muchas horas de vuelo hasta llegar al destino.

Suerte que después siempre lo paso bien, me divierto y me dejo cautivar por los lugares y sus gentes. Los años que podrian ser motivo de la pereza que os comentaba se reducen a una segunda juventud una vez he llegado al punto de destino. En este caso y en este viaje tengo pendientes varias tareas, todas ellas agradables, que me permitirán reunirme con amigos que hace tiempo que no veo y conocer a otras personas.

Hago la primera parada en Cuba porque va ser aquí donde se presentará, en pocos días, la Red Internacional de Escritores por la Tierra. Tendrá lugar en la Casa de las Américas de La Habana y es una nueva ocasión para dar a conocer esta plataforma cultural que impulsamos constantemente.

Posteriormente tendré la ocasión de estar en Solentiname, Nicaragua, para asistir a un acto único e irrepetible: la recreación de la famosa misa campesina a cargo de los mismos autores que la protagonizaron en su momento, los hermanos Mejía Godoy.

El acto coincide con otro gran evento, el cumpleaños de mi amigo y poeta Ernesto Cardenal. Cumple 87 años y lo celebrará rodeado de sus amigos entre los cuales tengo el placer de incluirme.

La recta final de mi viaje la pasaré en Boca del Rio, en el estado mexicano de Veracruz, donde asistiré al homenaje que me ha preparado la Unión Estatal de Escritores Veracruzanos. Han querido reconocer mi trayectoria al frente de entidades ecologistas y de cooperación cómo la Fundación Mare Terra Mediterrània o la RIET pero también la faceta de poeta que decidí empezar hace pocos años y que fue una continuación de mi amor por el mundo de las letras que me ha permitido, desde hace más de veinte años, escribir artículos de opinión y otros escritos.

Tres semanas intensas pero emocionantes que valen mucho la pena. Os iré informando de todos mis movimientos y regresaré pronto para seguir preparando ese Quinto Encuentro de Escritores por la Tierra que celebraremos el próximo mes de mayo en la ciudad de Tarragona.

Ahora os dejo. Mi avión está a punto de despegar rumbo a La Habana.

El próximo año, homenaje en Veracruz

Mi camino particular por el mundo de las letras va avanzando y en él voy sembrando y recogiendo. Dicen que la vida funciona así, dando y recibiendo, y no seré yo quien ponga en duda las normas más esenciales. El próximo año lo voy a empezar de la mejor de las maneras aun con la crisis y los malos tiempos que corren donde la sociedad se desdibuja y caen mitos y se pierden valores.

Lo empezaré bien como poeta sabiendo que debo ir a México invitado por la Unión Estatal de Escritores Veracruzanos, entidad que ha decidido rendirme un pequeño homenaje destacando mi trayectoria como poeta. Serán unos días especiales abrigado por amigos y compañeros que leerán mis poemas, lo harán también otros poetas, y hablarán de ese mágico mundo llamado literatura al que algunos tenemos acceso por el simple atrevimiento de habernos desnudado ante el público un día, sin más.

Tiempo tendré de comentaros más detalles sobre este encuentro de la Unión de Escritores pero de momento ya se empieza a hablar en algunos medios de comunicación. Es el caso del periódico CoLatino que en su sección Trazos Culturales ha decidido publicar algunas de mis poesías y avanzar ese homenaje que os comentaba. Si lo queréis leer, haced clic aquí.

A los que convocáis el encuentro de Veracruz, mil gracias por pensar en mi persona como poeta. A los que me leéis, gracias por hacerlo y disfrutar con ello.

Son palabras, palabras son que yo las siento, palabras que las comparto y más de ello no me arrepiento.

Otro desastre más

¿Disponemos de medios para afrontar una contaminación marina grave?

El accidente en el golfo de México me ha despertado de nuevo ese instinto de impotencia que me invade cada vez que presencio un atentado ecológico derivado de fallos humanos. Los océanos y los mares del planeta se han llegado a convertir en un vertedero de nuestros desechos con el agravante de los accidentes marítimos que son los responsables  de un cinco por ciento de los hidrocarburos vertidos al mar.

Estos accidentes provocan enormes desastres ambientales y los daños dependen del lugar, del momento, de la cantidad vertida, y del tipo de petróleo. Un simple vertido de limpieza de tanques, como  sucedió en Noruega en 1981 mató a 30.000 aves marinas porque el contaminante fue directamente a sus colonias.

Los daños en el ecosistema pueden durar décadas y  las tareas de recuperación de éste son muy costosas y no acaban de restablecer la situación original. El Mar Mediterráneo es el más contaminado de petróleo de todo el planeta, recibiendo más de 600.000 toneladas anuales de petróleo, aceite y lubricantes. La mayor parte de las plataformas petrolíferas están situadas en la costa de Italia, en el Adriático, las costas de Egipto, Libia, Túnez y España.

NO deberíamos dejar de lado la dependencia a esta fuente de energía que no hace más que traernos problema y apostar por una energía renovable y más  limpia. Por desgracia y aún teniendo en cuenta sus peligros, el petróleo y sus derivados se han convertido en fuentes imprescindibles de energía y en elementos indispensables para la fabricación de numerosos productos de la industria química, farmacéutica, alimenticia.

Hagamos unas pinceladas históricas. En 1979, en el Golfo de México se produjo la rotura de una plataforma marina, que derramó más de 400.000 toneladas de hidrocarburos. En la Guerra del Golfo, no por accidente, pero si por acciones de guerra y sabotajes se llegaron a verter más de 400.000 toneladas. En 1989 se produjo el vertido del Exón Valdez, en Alaska. Otro escape incontrolado se produjo en Huelva, cuando la línea submarina por la que se conduce el crudo desde la mono boya hasta la refinería de CEPSA sufrió un incidente durante la descarga del petrolero.  En este caso, las playas del parque nacional de Doñana se vieron afectadas en más de 15 Km por las galletas de chapapote. Además, se usaron floculantes y dispersantes  químicos para intentar disolver el crudo y minimizar el vertido, pero estos productos agravan más la situación.

El accidente en la plataforma Deepwater Horizon, en el Golfo de México, nos ha enseñado el peligro que comporta la extracción, y ha demostrado que las perforaciones petrolíferas en el mar conllevan graves riesgos. Además ha puesto en evidencia la seguridad real de las plataformas petrolíferas. Por ejemplo, BP en 2009 informó al gobierno estadounidense de que un accidente que pudiera dañar el litoral, las costas y la fauna y flora de los estados del golfo de México era “imposible”. Este tipo de situaciones pone en evidencia la veracidad de esta multinacional, que se supone que cuenta con la experiencia y los medios técnicos más avanzados del mundo.

España parece impasible respecto esta situación que se ha desatado en las costas americanas, pero realmente no está libre de sufrir este tipo de impacto ambiental. En la actualidad existen varias concesiones de explotación o exploración de hidrocarburos en distintas zonas del litoral español, Cantabria, Cádiz, Canarias, y Cataluña.

En las costas de Tarragona Repsol está haciendo ya prospecciones petrolíferas con los consecuentes fallos traducidos en dos vertidos al mar el año pasado. Además de aumentar el riesgo de accidente en las plataformas marinas y el consiguiente desastre ecológico, se suman el aumento del tráfico de buques petroleros en nuestro mar y el consiguiente riesgo de accidente como se produjo hace unos años en las costas gallegas con el Prestige.

Lo que no se entiende es que el Gobierno vote por estar a la cabeza de la lucha contra el cambio climático y potenciando las energías renovables y por otro lado esté favoreciendo este tipo de actividades.

Se debería abandonar la idea de promover nuevas prospecciones y plantearse la sustitución de las ya existentes por energías renovables, como la creación de parques eólicos marinos en zonas aptas para ello, como son las zonas en las que está trabajando Repsol.

Me pregunto si la presión ejercida sobre la petrolera BP por parte del gobierno de Obama hubiese sido la misma en nuestro país y, aún más importante, si tendríamos los medios suficientes para afrontar una situación similar. No hace falta que me respondan, ya lo tengo claro.

Podéis leer este artículo en el diario online ECOTICIAS donde colaboro como articulista de opinión.