Archivo de la etiqueta: premios ones

Amiga Claribel, sigue cuidándonos con tus palabras.

Con Claribel en mi casa, durante la visita que nos hizo a finales del 2010.

Viendo las informaciones publicadas estas últimas horas, las cuales os invito a leer mediante los enlaces que pongo al final de este escrito, me siento realmente feliz y satisfecho de tantos años dedicados a la lucha por un mundo mejor, un trayecto lleno de penas y alegrías, de decepciones pero sobretodo de grandes triunfos y retos convertidos en realidades.

La entrega de la Mención de la Red Internacional de Escritores por la Tierra, uno de los Premios Ones 2011 que entrega anualmente la Fundación Mare Terra Mediterrània que tengo el honor de presidir, tuvo en esta última edición como protagonista a la escritora, miembro de la RIET y gran amiga personal Claribel Alegría.

Por motivos de salud Claribel no nos acompañó en el acto de entrega en aquel momento pero prometimos que recibiría el galardón con los honores que se merecía. Y llegó el día. Este pasado  lunes se le hizo el homenaje que se merecía en Managua, ciudad donde  ella vive  y en la que se enamora día a día de todo lo vivido. Los amigos de la RIET y de la Fundación en Nicaragua se encargaron de la entrega.

Sé que Claribel estaba muy ilusionada en recibir este Premio Ones y que esperaba que llegase el día de la entrega. Por motivos de agenda no pude estar físicamente en Managua pero si lo estuve mentalmente y en conciencia. Enhorabuena amiga Claribel, te lo mereces de verdad y te lo digo de corazón. Con tus palabras nos haces vivir y gracias a ellas por las que nuestros corazones siguen palpitando y nuestra alma sigue pidiendo al cuerpo esa lucha constante mediante la propia palabra que tú tan bien dominas.

Felicidades amiga! Cuídate mucho y, de paso, cuídanos a todos nosotros con tu sonrisa.

ENLACES CON MEDIOS QUE HABLAN DE LA ENTREGA:

EL NUEVO DIARIO

LA PRENSA

LA PRENSA (VÍDEO ENTREVISTA A  CLARIBEL)

CENTRO DE ESCRITORES DE NICARAGUA

WIKIPEDIA ACTUALIZADA CON EL PREMIO ONES

FORO NICARAGÜENSE DE CULTURA

CULTURA EL SALVADOR

Anuncios

Tiempos de Ángel Juárez

Canción de Ángel Juárez interpretada por XavisS en los Premios Ones 2011.
Tema: Tiempos
Música: XavisS
Letra: Ángel Juárez

Un discurso sincero y real

Permitidme que os acerque el discurso que pronuncié el pasado viernes en la entrega de los Premios Ones Mediterrània. Fueron unas palabras sinceras y alejadas del típico mensaje donde se promulga todo como bonito y se arrinconan realidades menos agradables. Fue, en resumen, un discurso sincero. Espero que os guste.

Autoridades presentes, amigos y amigas, gracias por estar hoy aquí.

Esta edición de los Premis Ones me sirve para hacer balance de este acontecimiento anual que iniciamos hace ahora diecisiete años y que hemos mantenido al margen de buenos o malos momentos a nivel económico o social. Hablando en cifras, los Reconocimientos Ones han premiado hasta hoy a más de 250 personas, entidades y colectivos. Su tarea en pro del medio ambiente, la cooperación y la solidaridad ha sido aplaudida por las más de 5.000 personas que han congregado las diferentes ediciones de este acto que tiene como costumbre reunir a la sociedad civil y política.

Mañana se constituyen los nuevos ayuntamientos y se forman los nuevos gobiernos para los próximos cuatro años. A algunos de los políticos aquí presentes les podemos ya dar la enhorabuena por su continuidad en sus cargos. Si de una cosa estoy seguro es que durante estos diecisiete años es que hemos visto pasar muchos gobiernos de todos los colores, nuevos alcaldes y equipo de gestión con los cuales siempre nos hemos llevado bien. Pasan los cargos pero quedan las personas y mantenemos la amistad que es lo más importante.

Hoy os podría hablar de muchos temas de impacto mundial pero no lo pienso hacer. Podría hablaros del desastre ecológico del Japón por los terremotos de los últimos meses, de la tragedia que aún se vive en las centrales nucleares de ese país, de otro país devastado por los terremotos y que sigue hundido en la miseria, Haití.

Podría hablar de la crisis, de los valores que se pierden y que hacen que este mundo sea cada vez más frio y menos humano, de la crisis de esos valores y del valor de estar en crisis económica para comprobar cómo todo vuelve a su lugar tras años de una vida de ciencia ficción.

Podría también centrar mi discurso hablando de la vejación a la que sometemos a diario a este planeta que, lo digo una vez más, no es nuestro. La tierra no es de nadie!

Creo que debo hablaros, de forma breve y concisa, del cambio que necesita nuestra sociedad para afrontar el futuro con cierta esperanza. Si seguimos así acabaremos con todo en pocas décadas y seremos incapaces de dejar a nuestros jóvenes una tierra en condiciones. Las políticas actuales ya han provocado que estén condenados a envejecer con sus padres ante la incapacidad de encontrar trabajo y, por consiguiente, tener el sustento económico suficiente para emanciparse e iniciar una vida propia.

Los estamos condenando al fracaso por culpa de nuestra ineptitud como seres humanos, por haber generado dos mundos donde, o se vive en plena riqueza, o se mastica el amargo sabor de la pobreza y la escasez de los más básico y elemental. No hay que matar la esperanza porque cuando uno no tiene alicientes para seguir adelante, acaba siendo condenado, enterrado, en vida.

Hay tiempo para hacer el giro necesario pero hay que hacerlo ya. Hay que buscar los procesos que nos permitan conseguir los equilibrios necesarios, menos para unos cuantos y más para todos, equidad para erradicar las desventajas. Hay motivos para considerarse indignados pero también es cierto que la clase política no será la solución a nuestras demandas como tampoco ha sido la única culpable del momento actual. La salida en masa de gente protestando por las calles, dejando aparte las formas y centrándonos en el contenido, es una bocanada de aire fresco, una evidencia que nuestra sociedad no ha muerto.

Apostemos por ese giro, por el cambio, por la sencillez y por un futuro abierto a todos los que habitamos el planeta tierra y en nombre de los que lo habitaran en generaciones venideras.